Mayores activos - SALUD, NUTRICIÓN, ECONOMÍA Y OCIO
Sendasenior.com Sendasenior.com

Síguenos en:
Mayores activos - SALUD, OCIO, DEPENDENCIA y UNIVERSIDADES



Sábado, 5 de Febrero 2011


Claves para unos dientes sanos


En muchas ocasiones, el cuidado dental se trata como un tema meramente estético, pero nada más lejos de la realidad, pues la función de los dientes es imprescindible para tener una mejor calidad de vida. Esto deben tenerlo muy presente los mayores, ya que el envejecimiento es un factor que compromete la salud bucal y favorece la pérdida de piezas. Para afrontar este horizonte, los especialistas lo tienen claro: mayor higiene y visitas periódicas al odontólogo.


Claves para unos dientes sanos
Con el envejecimiento, se producen ciertos cambios bucodentales que acarrean problemas como la caries, la inflamación de las encías y la caída de piezas, así como otras afecciones de salud derivadas: mala digestión por una peor masticación de los alimentos y estreñimiento.

Una de las modificaciones más llamativas es la atrofia de las glándulas salivares lo que provoca una reducción de la cantidad de saliva segregada. Esto supone mayores problemas para masticar o tragar, e incluso altera la capacidad que tiene la boca de estabilizarse y limpiarse de forma mecánica. Como consecuencia, se producen caries, inflamación de las encías, halitosis (mal aliento), infecciones como la candidiasis oral...

Una de las más preocupantes es la caries, que en los mayores es un tipo distinto, denominado caries de raíz. Se diferencia de la que conocemos comúnmente en que está producida por una bacteria distinta. Según el presidente de la Sociedad Española de Epidemiología y Salud Pública oral, el doctor Elías Casals, este tipo de caries se caracteriza porque "se produce un cambio de coloración y los dientes se torna algo amarronados o amarillentos y se suele notar una mayor sensibilidad a los cambios de temperatura".

La gingivitis o inflamación de las encías no es menos importante, pues se trata de una enfermedad muy común. De hecho, un 80 por ciento de la población española mayor de 25 años tiene o ha tenido gingivitis en algún momento. Puede ser provocada por un mal cepillado dental, por la ingesta de algún alimento duro en contacto con la encía inflamada o incluso de forma espontánea, en casos más graves. Se aprecia porque la encía inflamada pierde su color rosado y su textura de piel de naranja, signos característicos de salud gingival. Además, la encía inflamada aumenta de tamaño, su superficie se alisa, su color enrojece por un aumento de vascularización e incluso puede modificarse su anatomía.

La enfermedad periodontal que afecta a encías y al soporte de los dientes y la caries, así como la caída de piezas pueden agravarse si no se ponen en marcha algunas medidas preventivas. La más importante está relaciona con una higiene dental constante. Los especialistas odontólogos recomiendan cepillarse al menos dos veces al día para eliminar las bacterias que se acumulan en dientes y encías y utilizar una pasta fluorada, pues el flúor es un mineral fundamental para el cuidado dental. Asimismo, aconsejan evitar alimentos y líquidos con alto contenido de azúcar; prescindir del café, las bebidas carbonatadas y el tabaco y aumentar la ingesta de líquidos.

Claves para unos dientes sanos
Salud bucodental en jaque
A pesar de que las recomendaciones son claras y sencillas, muchas personas no las cumplen. Sin ir más lejos, la salud bucodental de los mayores españoles está muy por debajo de la media de otros países europeos debido, entre otras cosas, al poco cuidado higiénico, lo que ha desembocado en problemas que, parte de esta población considera normales por su edad, pero que hubieran podido prevenirse siguiendo unas pautas de cuidado dental básicas y acudiendo con más frecuencia al odontólogo.

Según datos de los expertos, más del 90 por ciento de los mayores españoles necesita alguna forma de tratamiento periodontal para cuidar las encías, más del 50 por ciento precisa de prótesis superior completa y un 20 por ciento presenta maloclusión (dientes en una posición inadecuada que supone desajuste al cerrar la boca). Asimismo, más del 40 por ciento tienen caries y, en un elevado número de casos, la pérdida dental se debe a esta caries. Todos estos problemas influyen en la salud oral pero también en la digestiva, y por supuesto en la calidad de vida ya que la función principal de los dientes, la capacidad masticatoria, está mermada.

Suspensos en higiene oral
Así lo pone de manifiesto un reciente estudio sobre la prevención e higiene bucodental del los españoles elaborado por Vitaldent y que ha contado con la colaboración de la Universidad de Santiago de Compostela.

Según la investigación, a pesar de que la población española ha mejorado sus prácticas bucodentales, todavía sigue suspendiendo en ciertos hábitos, ya que casi un 40 por ciento de la población no se lava aún los dientes después de cada comida y tan sólo un 29,5 por ciento utiliza el hilo dental como complemento a su limpieza dental, hábito que es fundamental realizar al menos una vez al día, puesto que los restos de comida que se acumulan entre los dientes no se pueden eliminar sólo con el cepillo.

Cepillarse los dientes es el primer paso para cuidar nuestra boca. El objetivo es acabar con la placa dental o bacteriana (acumulación de bacterias y restos alimenticios) que se encuentra firmemente adherida a los dientes y no es posible retirarla mediante un chorro de agua o con un simple enjuague. Con el paso del tiempo, si la placa no es retirada, se empieza a mineralizar y se convierte en sarro.

Además, si la placa bacteriana no se elimina puede provocar gingivitis (inflamación y sangrado de las encías). Pues está demostrado que los individuos que permiten la acumulación indiscriminada de placa dental en ausencia de 48 horas de higiene oral, desarrollaban una inflamación en sus encías.

Herramientas higiénicas imprescindibles
El cepillo de dientes y la pasta dental siguen siendo los mejores aliados de nuestra salud oral. El 30 por ciento de la población los utiliza de manera exclusiva para limpiarse los dientes. No obstante, como aconsejan los especialistas en Odontología, para mantener una higiene bucodental completa y limpiar todos los restos de comida son necesarios más instrumentos que acompañen al cepillo y la pasta de dientes.

El hilo dental es uno de ellos, pero todavía la población española no lo tiene presente en su higiene diaria: sólo el 29,5 por ciento utiliza el hilo dental como complemento a su limpieza dental. Las mujeres recurren en mayor proporción al hilo dental para perfeccionar su limpieza bucal que los hombres, un 32,2 por ciento frente al 23,6 por ciento respectivamente.

Sin embargo, se constata que después del cepillo dental, el colutorio es el producto más utilizado por los ciudadanos. Es llamativo que el 85 por ciento de la población utilice algún colutorio oral en su práctica diaria. Por el contrario, sólo un 7,4 por ciento utiliza el cepillo interdental, el dos por ciento agua a presión y el uno por ciento productos que contengan flúor.

Otro detalle a tener en cuenta es La duración del cepillo dental. Uno de cada cuatro españoles no renueva su cepillo de dientes cada tres meses. Las mujeres españolas son las más sensibilizadas en este aspecto y casi el 80 por ciento lo renueva a los tres meses. Por su parte, casi un 30 por ciento de los hombres todavía no ha adquirido este hábito.

Claves para unos dientes sanos
Claves para un cepillado correcto
El inconveniente es que la gran mayoría no sabemos cepillarnos los dientes correctamente y además no dedicamos el tiempo suficiente. En muchos casos, con 35 segundos nos damos por satisfechos. Tal y como asegura la presidenta del Colegio Profesional de Higienistas de Madrid, Sol Archanco: "un correcto cepillado es la mejor prevención de las enfermedades bucales".

Hoy en día, la mayoría de la población no controla la placa dental, un problema que se podría evitar con los siguientes cuidados:

* Cepillarse correctamente todas las piezas.

* No ejercer demasiada presión.

* Cambiar el cepillo cada tres meses.

* Cepillarse durante dos minutos, 30 segundos para cada cuadrante de la boca. La mayoría de la gente dedica menos de 60 segundos.

* Utilizar seda en el espacio interdental.


Visita anual al dentista
Parte de la población sigue sin ser consciente de la importancia de acudir periódicamente al odontólogo a realizarse revisiones y sólo van a consulta cuando presenta algún problema o dolor. Así queda reflejado también en el estudio de Vitaldent, según el cual, una de cada tres personas no visita al dentista a menos que esté realizándose un tratamiento.

Entre los motivos que alegan se encuentran razones económicas y ausencia de dolor. El 30 por ciento considera que no son suficientes las molestias que presentan para acudir al especialista. Por su parte, la disponibilidad de tiempo (16 por ciento) y la falta de concienciación (15 por ciento) se suman como justificación para no visitar al especialista.

Existen diferencias entre hombres y mujeres para no ir al dentista. Mientras que para las mujeres la situación económica es un obstáculo, (así lo manifiesta el 61,4 por ciento), los hombres expresan que prestan menos atención a su salud bucodental, ya que el 33 por ciento cree que no tiene suficientes molestias y el 17 por ciento afirma que no está concienciado con la importancia de acudir con mayor regularidad a revisiones bucodentales.

Asimismo, el estudio de Vitaldent ha analizado si el "miedo" al dentista continúa siendo un síntoma habitual entre la población española. Tal y como se ha demostrado, todavía sigue siendo un mal común, ya que uno de cada tres expresa tener miedo al dentista. Un 13,4 por ciento afirma tener verdadero pánico al dentista y un 23,4 por ciento asegura tener bastante miedo a sentarse delante del dentista. Incluso un 13,7 por ciento revela que el miedo es una de las razones principales por las que no acude a una consulta.

Una de las conclusiones relevantes de la investigación es que las mujeres mantienen, en general, mejores hábitos bucodentales que los hombres. En primer lugar, porque la población femenina acude al dentista con mayor frecuencia que la masculina, ya que el 72,6 por ciento de ellas acude a la consulta aunque no se esté realizando algún tratamiento frente a un 68,5 por ciento de los hombres.

De la población que acude regularmente a consulta, el 59 por ciento asiste una vez al año, mientras que el 37 por ciento lo hace varias veces en el mismo periodo de tiempo, pero todavía el tres por ciento no acude a ninguna revisión anual. Además, a partir de los 60 años, los españoles visitan menos al especialista para realizarse revisiones periódicas, ya que sólo lo hacen seis de cada diez personas.


 Hipersensibilidad, una de las dolencias más comunes

La sensibilidad o hipersensibilidad dental es una de las patologías más frecuentes entre la población española. Una de cada siete personas padece hipersensibilidad dental, lo que provoca la aparición de dolor en la cavidad oral, que a su vez repercute en su calidad de vida. El paciente manifiesta molestias ante estímulos como pueden ser la ingesta de productos fríos o calientes, o a la hora del cepillado. Según explica el odontólogo Gustavo Camañas, director médico de Vitaldent, la hipersensibilidad puede tratarse con sistemas aplicados por el propio paciente en su casa (productos dentales con fórmulas especiales para dientes sensibles) para los casos más leves o con alternativas clínicas (láser o productos químicos) para aquellos más severos. Asimismo, asegura que para el éxito del tratamiento es vital tomar medidas preventivas como realizar una higiene oral adecuada.

CONSULTAS GRATUITAS

La población que no acude con regularidad al dentista manifiesta que se debe a motivos económicos. De hecho, más de la mitad de los encuestados confirman que acudiría más si mejorara su situación económica y fueran más baratos los tratamientos odontológicos. Para acabar con ese problema, algunas administraciones y entidades crean programas gratuitos enfocados a los mayores. Tal es el caso de la Comunidad de Madrid y su Programa de valoración y atención personalizada de las personas mayores con problemas de salud bucodental, inciciativa que se desarrolla para conseguir la rehabilitación, mediante la colocación de prótesis completa. Otro de estos programas es el desarrollado por la Asociación Edad Dorada Mensajeros de la Paz que pretende que las personas mayores que no disponen económicamente de medios, puedan tener una dentadura en buenas condiciones. Del mismo modo, la Universidad de Granada (UGR) proporciona atención bucodental gratuita a mayores y colectivos sociales desfavorecidos con escasos recursos económicos. El proyecto lo llevan a cabo los profesores y alumnos de posgrado de la Facultad de Odontología de Granada y consiste en atención domiciliaria, tanto a vivienda particular como en residencias de mayores y centros de día.

Nota




1.Publicado por carnet manipulador de alimentos el 04/02/2014 12:40
Yo creo que mas que nada una alimentación sana es capaz de reducir los riesgos.

Nuevo comentario:

Sendasenior.com no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

Artículos relacionados
1 2 3 4 5 » ... 15






rollover css e imágenes

Escuchar último programa