Mayores activos - SALUD, NUTRICIÓN, ECONOMÍA Y OCIO
Sendasenior.com Sendasenior.com

Síguenos en:
Mayores activos - SALUD, OCIO, DEPENDENCIA y UNIVERSIDADES



Martes, 31 de Marzo 2015


Cinco claves para reducir la factura de luz y gas en primavera



Con la llegada de la primavera, debemos preparar nuestra casa para el buen tiempo y el cambio de temperatura. Si no se adaptan los recursos energéticos al nuevo escenario meteorológico, la nueva estación puede afectar al importe de nuestras facturas de gas y electricidad.
 
Para reducir nuestro consumo energético, el paso más sencillo es aprovechar al máximo las horas de sol y reducir en lo posible el uso de la calefacción (en caso de que sea necesaria). Hay que dejar que esta energía natural inunde la casa a través de las ventanas, por ejemplo, corriendo las cortinas o levantando las persianas.
 
También hay que aprovecharse del cambio de hora: al amanecer antes y anochecer más tarde, podemos beneficiarnos de más horas de luz, lo que puede suponer un ahorro energético de hasta un 5 %, si nos adaptamos al nuevo horario.
 
Los expertos de Casaktua.com recomiendan analizar bien cuáles son nuestros hábitos del día a día y cómo podemos reducir nuestras facturas de gas y electricidad. Para ello, han establecido cinco claves de ahorro:
 
  • Apagar los aparatos. Con el cambio de estación hay aparatos que ya no se utilizan, como el calefactor eléctrico, la manta eléctrica o el deshumificador. Si los desenchufamos por completo podemos ahorrar. Hay otros aparatos que se usan durante todo el año, como los ordenadores o televisores. Si los mantenemos en modo reposo, pero conectados, estos aparatos suben la temperatura de las estancias por lo que con la llegada del buen tiempo es recomendable tenerlos desconectados.
 
  • Apostar por la iluminación LED. En la medida de lo posible, cambiar las bombillas incandescentes (las más habituales) a LED de bajo consumo ayudará a gastar menos y a generar menos calor en el ambiente. Los expertos señalan que tan sólo entre un 10 y un 15 % de la electricidad que gastan las bombillas tradicionales se transforma en luz, siendo el resto calor.
 
  • ¡Cuidado con el termostato! Si vemos que realmente empieza a hacer bueno, lo mejor es bajar el termostato al mínimo (15º C). Cada grado que bajes ahorras hasta un 7 % de energía, lo que se traduce en una importante reducción del montante de la factura. Lo ideal es recurrir a mantas y batas si en un momento dado bajan las temperaturas.
 
  • Bajar la temperatura del agua. Al subir la temperatura exterior ya no es necesario que el agua salga tan caliente. Por lo tanto, se puede bajar el termostato hasta un máximo de 50º C. También es recomendable dejar los grifos en posición de agua fría o a la hora de poner la lavadora, que sea a 40º C en vez de a 60º C, ya que esto puede suponer un ahorro energético de hasta el 55 %.
 
  • ¡Preparar el aire acondicionado! En primavera, hay que revisar tanto los equipos eléctricos como el aire acondicionado para lograr que consuman menos. Es importante que aquellos que tienen animales domésticos realicen limpiezas más profundas en los aparatos, pues en esta época es habitual que cambien el pelaje, lo que provoca que los pelos se introduzcan en los filtros de los aparatos, se calienten y sean menos eficientes. 

Nota



Nuevo comentario:

Sendasenior.com no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.





Lo más visto

rollover css e imágenes

Escuchar último programa