Mayores activos - SALUD, NUTRICIÓN, ECONOMÍA Y OCIO
Sendasenior.com Sendasenior.com

Síguenos en:
Mayores activos - SALUD, OCIO, DEPENDENCIA y UNIVERSIDADES



Miércoles, 7 de Marzo 2012


Castillos y fortalezas que dieron nombre al Reino de Navarra


Con motivo de la conmemoración de los centenarios de la Batalla de las Navas de Tolosa (1212) y la incorporación de Navarra a la Corona de Castilla (1512), la Comunidad Foral ha puesto en marcha la Ruta de los castillos y fortalezas, un nuevo recorrido turístico y cultural que permite a los viajeros locales y extranjeros descubrir la historia de Navarra a través de su legado fortificado.


Castillo de Javier
Castillo de Javier
Durante la Edad Media, la cifra de castillos y fortalezas en Navarra se elevó hasta el centenar por la necesidad de protegerse frente a las incursiones musulmanas, primero, y los ataques de reinos vecinos, después. Las guerras con Castilla y las luchas internas entre beamonteses y agramonteses causaron la desaparición de parte de ellos, mientras otros fueron cedidos a los nobles en señorío. Posteriormente, Fernando el Católico, el cardenal Cisneros, regente de Castilla, y Carlos V mandaron derruir los más importantes para prevenir posibles levantamientos.
 
Sin embargo, a pesar de los avatares de la historia, a día de hoy todavía pueden verse a lo largo y ancho de Navarra restos de castillos, palacios fortificados, casas fuertes, torres de linaje y recintos amurallados que han sobrevivido al paso del tiempo y que nos acercan de manera especial a los lugares donde se ha escrito la historia de Navarra. Esta nueva ruta propone al visitante cuatro itinerarios diferentes por 19 puntos estratégicos, que nos descubrirán castillos y fortalezas de distintas épocas y estilos y nos darán una idea de lo que sucedió y aconteció en el viejo Reino de Navarra durante aquellos siglos.

Donamaría_ Torre Jauregia
Donamaría_ Torre Jauregia
 ITINERARIO I: PIRINEOS

1. Castillo de Amaiur-Maya

Localizado en el monte Gaztelu, en el valle de Baztán, fue el último foco de resistencia frente a la incorporación de Navarra a la Corona de Castilla, como recuerda el monolito que se levanta hoy en el lugar donde se ubicó la fortaleza, asediada en 1522. Según cuentan, 200 navarros resistieron 10 días de cerco contra 30.000 soldados. Recientes excavaciones han sacado a la luz la planta del fuerte renacentista del siglo XVII.

 2. Palacio Jauregia de Irurita
Es uno de los numerosos palacios "Cabo de Armería" construidos en el Reino de Navarra entre finales del siglo XIV y primeros del siglo XV. Edificado íntegramente en piedra, en su interior se puede apreciar uno de los laterales de la torre que quedó escondido en parte al construir el pequeño palacio barroco contiguo en el siglo XVIII. En 1437 figuraba como propietario Pedro Periz y, en la actualidad, sigue manteniéndose en la misma familia. José María Hualde abre las puertas de su casa y guía al visitante a través de la historia.

3. Casa-Torre Jauregia de Donamaria
Esta fortificación, declarada Bien de Interés Cultural, a ocho kilómetros del Parque Natural de Bertiz, conserva la esencia de las antiguas torres de linaje de los valles húmedos del norte de los siglos XIV y XV. Conocida como "Casa de Tablas", es de planta rectangular, con muros de sillería, sobre los que se levanta una estructura de madera de tradición medieval rematada por un revestimiento de teja a cuatro aguas. La puerta es de arco apuntado y en los muros se conserva alguna saetera (ventana estrecha y profunda).

Castillo-Palacio Real de Olite
Castillo-Palacio Real de Olite
 ITINERARIO II: CUENCA DE PAMPLONA

4. Recinto amurallado abaluartado y Ciudadela de Pamplona

El conjunto fortificado de Pamplona, construido entre los siglos XVI y XVIII, es uno de los recintos abaluartados mejor conservados de Europa, con cinco kilómetros de muralla. Su ocaso se produjo en el siglo XIX, no obstante, desde 2005, el Ayuntamiento promueve un importante plan de actuación para la recuperación de todo el recinto y la mejora de su entorno. En el Fortín de San Bartolomé, se encuentra el Centro de Interpretación de las Fortificaciones, donde se explica cómo ha ido cambiando el paisaje arquitectónico de la ciudad desde el siglo XIII hasta hoy.

 5. Castillo de Tiebas
Ordenado levantar por Teobaldo II de Champaña en el siglo XIII, fue residencia real, archivo de la cancillería y prisión. En 1378 fue incendiado en el transcurso de una de las guerras con Castilla y estuvo abandonado hasta que Juan de Beaumont, cabeza del bando beamontés defendiendo los derechos a la sucesión de su sobrino Carlos, príncipe de Viana, lo restauró en 1445, permaneciendo en manos de esta familia y sus sucesores, la Casa de Alba, hasta el siglo XIX. El patio de armas central divide las dos alas residenciales del castillo, del que se mantiene en pie buena parte de su estructura y una cámara subterránea de piedra.

Torre palaciana de Olcoz
Torre palaciana de Olcoz
 ITINERARIO III: ZONA MEDIA

6. Torre palaciana de Olcoz

Antigua torre fortificada erigida hacia 1300, que conserva varias saeteras y modillones del antiguo matacán corrido. La puerta de acceso, de arco ojival, data del siglo XV. Actualmente en proceso de rehabilitación. 

7. Cerco amurallado de Artajona
Se trata de un conjunto amurallado construido por los canónigos de Saint Sernin de Toulouse en el siglo XI que, originariamente, tuvo catorce torreones almenados, de los que sólo quedan nueve, y dos portales de acceso al recinto: el de Remagua y el de San Miguel. En el siglo XV, durante las luchas internas entre beamonteses y agramonteses, el rey Juan de Labrit la declaró villa realenga por el valor con que resistió el asedio del conde de Lerín, Luis de Beaumont. En la parte más alta, destaca la iglesia-fortaleza de San Saturnino, del siglo XIII, atalaya y principal punto defensivo.

8. Conjunto monumental de Estella-Lizarra
La plaza medieval mejor fortificada de todo el Reino de Navarra con un castillo con tres fuertes llamados Belmerchet, Zalatambor y la Atalaya, las iglesias-fortaleza de San Pedro de la Rúa y San Miguel y un recinto defensivo con torres almenadas del que quedan algunos restos. Estella-Lizarra, ciudad monumental románica nacida al calor del Camino de Santiago, se encuentra a mitad de camino entre Pamplona y Logroño. Sus palacios, casas señoriales, iglesias, conventos y hermosos edificios le han valido el sobrenombre de "la Toledo del norte".

9. Castillo de Monjardín
Fortaleza musulmana de los Banu Qasi reconquistada por el rey Sancho Garcés hacia el año 908 y que Sancho el Mayor donó al obispo de Pamplona un año después. Del castillo de San Esteban de Deyo, también llamado Castillo de Monjardín, sólo quedan los muros de piedra arenisca y el aljibe abovedado, además de la capilla de la Santa Cruz, en la que estuvo enterrado Sancho Garcés. Sus ruinas dominan el alto del cerro desde donde se obtienen unas impresionantes vistas panorámicas. 

10. Conjunto monumental de Viana
Es la última localidad navarra del Camino de Santiago, fronteriza con La Rioja y a sólo ocho kilómetros de Logroño. Sus muros, torres y portales de acceso nos recuerdan a cada paso su ajetreado pasado histórico como plaza defensiva frente a Castilla, así como el castillo y las iglesias de San Pedro y Santa María (en la que está enterrado César Borgia, el que fuera obispo de Pamplona y general de los ejércitos pontificios). La ciudad de Viana fue fundada por el rey Sancho el Fuerte, que concedió a sus pobladores el Fuero o Privilegio del Águila en 1219.

 11. Castillo-Palacio Real de Olite
Es uno de los conjuntos histórico-artísticos más importantes de Navarra, declarado Monumento Nacional desde 1925. Está dividido en tres partes: Palacio Viejo (actual Parador), ruinas de la Capilla de San Jorge y Palacio Nuevo, que es la parte que se puede visitar. Este hermoso castillo-palacio, que contaba con ricas decoraciones, exóticos jardines e incluso un zoológico, albergó en su día, según los documentos de la época, a una de las cortes más lujosas de Europa. El promotor fue Carlos III el Noble, rey de Navarra entre 1387 y 1425. Sus grandes muros de sillar dibujan un perfil irregular con torretas circulares que recuerdan a los palacios de hadas. 

12. Iglesia-Fortaleza de Ujué
Una crónica árabe dice que era el mejor castillo que tenía el rey de Pamplona García Sánchez. El templo fortificado de origen románico de Santa María de Ujué está enclavado en la parte más elevada de este pequeño pueblo medieval de calles estrechas y empedradas donde se arraciman casas con portalones de aquella época.

13. Palacio fortificado de Sangüesa
Fue restaurado en 1960, conservándose la fachada posterior, flanqueada por dos torres almenadas, el antiguo foso y el talud de la base del muro. Del recinto amurallado medieval de la ciudad queda el portal de la Tajada.

14. Castillo de Javier
Es la cuna de San Francisco Javier, patrón de Navarra, de las misiones y del turismo en España, que nació en una de sus salas en 1506. Construido en el siglo X sobre roca viva, fue parcialmente demolido en 1516 por orden del cardenal Cisneros. A finales del siglo XIX, la duquesa de Villahermosa inició su restauración e hizo edificar la actual basílica neogótica. Ya en el siglo XX, se recuperó la torre del Homenaje y la muralla exterior, con su foso y un puente levadizo que da entrada a un mundo de torres, mazmorras, matacanes y troneras.

Torre Monreal de Tudela
Torre Monreal de Tudela
 ITINERARIO IV: LA RIBERA

15. Castillo de Marcilla

Levantado en el siglo XV por Mosén Pierres de Peralta, se salvó de la demolición gracias a la intervención de la marquesa Ana de Velasco. Los muros son de ladrillo, con matacanes sobre una base de piedra en talud. Tiene tres torres, foso y puente de acceso. Hoy en día, en restauración.

16. Castillo de Santacara
Solamente permanece en pie una torre, después de que a raíz de la conquista de Navarra Fernando el Católico mandara derribar la fortaleza indemnizando a su propietario con la suma de 1.000 libras.
 
17. Recinto amurallado del despoblado de Rada

El despoblado de Rada, un recinto amurallado de gran importancia defensiva en la Edad Media, se sitúa a cuatro kilómetros de Caparroso, en la Ribera de Navarra, y alberga restos del donjón del antiguo castillo, un viejo torreón y la iglesia románica de San Nicolás. 

18. Torre Monreal de Tudela
Edificio defensivo del siglo XIII construido sobre una atalaya al suroeste de la ciudad. La última reforma acometida lo ha convertido en la primera cámara oscura de Navarra y en un centro de interpretación con paneles explicativos sobre las tres culturas que han convivido en la capital ribera: judía, musulmana y cristiana. 

19. Castillo de Cortes
En el siglo XVI este castillo pasó a convertirse en el Palacio de los Marqueses de Cortes, título creado por Carlos V. En el presente, la antigua huerta del castillo es ahora un parque municipal donde habitan patos, ocas y cisnes.

Nota



Artículos relacionados

Región de Murcia - 02/10/2017

República Checa - 06/06/2017

1 2 3 4 5 » ... 12






rollover css e imágenes

Escuchar último programa