Mayores activos - SALUD, NUTRICIÓN, ECONOMÍA Y OCIO
Sendasenior.com Sendasenior.com

Síguenos en:
Mayores activos - SALUD, OCIO, DEPENDENCIA y UNIVERSIDADES
 



Jueves, 25 de Abril 2019


Cáncer de próstata e incontinencia urinaria



El cáncer de próstata , al igual que cualquier otra enfermedad de esta naturaleza, afecta de distinta manera la vida de quienes la padecen. Así, entre la las afecciones más comunes producto del cáncer de próstata y su tratamiento, se encuentra la incontinencia urinaria.
 

Esta condición afecta a muchos de quienes padecen cáncer de próstata, especialmente tras intervenciones quirúrgicas como la la extracción completa de la próstata. Pues, los expertos señalan que cerca de un 50% de los pacientes sometidos a una prostatectomía radical, padecen de incontinencia. Esto, se debe a que tanto la enfermedad en sí misma como el tratamiento, ocasionan lesiones nerviosas en el esfínter y los músculos de la micción. En consecuencia, el paciente experimenta debilitamiento, lo que dificulta el control sobre la vejiga.
 

La  incontinencia urinaria se presenta en diferentes grados, dependiendo de la cantidad e intensidad de las lesiones, así como del área de las mismas. Asimismo, el cáncer de próstata tiene otras secuelas importantes, tales como disfunción eréctil. En este sentido, si bien superar el cáncer de próstata supone un importante logro y motivo de felicidad, las secuelas de la enfermedad y sus tratamientos puede ocasionar todo tipo de emociones como angustia o tensión. Esto se debe a la vergüenza que representan para muchos hombres la incontinencia urinaria y sus posibles repercusiones sociales.
 

Afortunadamente, en la actualidad existen diversos tratamientos que ayudan a revertir la incontinencia urinaria. De esta forma, los pacientes logran retomar su vida tras la enfermedad, libres de cualquier condicionamiento que pueda imponer la falta de control sobre la vejiga.
 

Sin embargo, un importante primer paso en la lucha contra el cáncer de próstata y la posible incontinencia, es acudir siempre a profesionales expertos. Pues, sólo la experiencia de centros como Clínica de urología y andrología Agustín M Huéscar , proporciona las herramientas necesarias para manejar adecuadamente la enfermedad. Así como, cualquiera de sus secuelas.
 


Fisioterapia
 

Como se ha señalado antes, el cáncer de próstata y su tratamiento producen debilitamiento en los músculos vinculados al control de los esfínteres y la micción. En consecuencia, se presentan problemas de incontinencia urinaria. En este sentido, el fortalecimiento de dichos músculos, revierte por completo la incontinencia. Por tal razón, la medicina ha desarrollado distintos procedimientos destinados a la tonificación de los músculos respectivos.
 

Esto se consigue por medio de técnicas tales como la electroestimulación del suelo pélvico. Si bien, se recomiendan principalmente en pacientes con incontinencia leve, también conllevan mejoría en casos de mayor gravedad.
 


Ejercicios de Kegel
 

Los ejercicios Kegel son una estupenda manera de combatir las secuelas del cáncer de próstata  y su tratamiento. Estos también se enfocan en el fortalecimiento de los músculos de la vejiga. Para ello, el paciente debe contraer y relajar los músculos del suelo pélvico según lo indica la técnica.
 

En este sentido, el primer paso es identificar los músculos que se han de trabajar. Una manera efectiva de hacerlo es detener la micción, pues esta acción involucra las áreas a trabajar. Posteriormente, será cuestión de apretar dichos músculos durante tres segundos, y seguidamente relajar durante tres segundos.
 

Es importante concentrarse en el ejercicio, a fin de tensar sólo los músculos del suelo pélvico. Para obtener resultados deseados contra la incontinencia urinaria, se aconseja realizar al menos una decena de repeticiones tres veces al día. Pueden realizarse de pie, sentado o acostado.
 


Fármacos
 

Cuando la fisioterapia y los ejercicios no dan resultado, el especialista según las características de cada caso, puede recetar medicamentos. Se trata así, de fármacos desarrollados para ayudar a los músculos que controlan el flujo urinario. Para lograrlo, este tipo de medicamento influye directamente sobre el tejido muscular o sobre los nervios que los controlan. Estos fármacos no deben tomarse bajo ninguna circunstancia sin la adecuada supervisión médica. Pues, si no se consumen adecuadamente se puede tener resultados adversos, o bien no experimentar ninguna mejoría respecto al problema urinario. Entre los síntomas secundarios destacan sequedad en la boca y  posibles taquicardias.
 


Otras medidas frente a la incontinencia urinaria
 

Revertir la incontinencia urinaria ocasionada por el cáncer de próstata y su tratamiento, es posible. Sin embargo, puede requerir algo de tiempo y esfuerzo. Esto varía dependiendo del nivel de incontinencia y sobretodo de la disposición del paciente.
 

Por tal razón, pueden adoptarse algunas medidas paliativas para aliviar el problema. Entre estas, se encuentran las compresas sanitarias y el catéter tipo condón. Asimismo, algunas pequeñas rutinas como vaciar la vejiga antes de salir o ir a la cama pueden ser de gran ayuda. Los expertos también recomiendan controlar el peso y evitar el alcohol, la cafeína y el tabaco.
 
 

Abordaje psicológico
 

La incontinencia urinaria trae consigo sentimientos como ansiedad y vergüenza. Esto, se debe a cómo afecta esto paradigmas sociales relacionados con la virilidad. En consecuencia, la persona puede experimentar problemas de confianza y conductas de aislamiento.
 

De acuerdo con lo anterior, la incontinencia urinaria, especialmente si surge a causa del cáncer de próstata, debe tratarse de manera interdisciplinaria. Es decir que, no sólo debe abordarse desde el punto de vista oncológico, también debe incluir ayuda psicológica y emocional.


Nota



Nuevo comentario:

Sendasenior.com no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.





rollover css e imágenes

Escuchar último programa