Mayores activos - SALUD, NUTRICIÓN, ECONOMÍA Y OCIO
Sendasenior.com Sendasenior.com

Síguenos en:
Mayores activos - SALUD, OCIO, DEPENDENCIA y UNIVERSIDADES



Viernes, 17 de Noviembre 2017


Cambios en la sexualidad de los hombres a partir de los 50



La mayor parte de los hombres no asume los cambios derivados del envejecimiento por desconocimiento o falta de información, como las dificultades en la erección y, por ello, no consultan con el especialista. Así lo advierten los expertos de Boston Medical Group que, con motivo del Día Internacional del Hombre que se celebra el 19 de noviembre, recuerdan la importancia de que los hombres a partir de los 50 años presten atención a este tipo de modificaciones, debidas a la andropausia, puesto que pueden esconder otros problemas importantes de salud. 
 
Entre un 5 y un 20 % de los hombres mayores presentan una disminución de las cifras de testosterona total y hasta un 60 % registran bajos niveles séricos de testosterona libre. Un estudio reciente publicado en "The Aging Male", realizado con más de 100 hombres mayores de 40 años, demostró que la mayoría experimentaban síntomas del hipogonadismo.

"La andropausia definida como hipogonadismo consiste en una bajada en la producción de testosterona. Las consecuencias derivadas de este descenso tienen un impacto negativo en la calidad de vida de los hombres, por lo que es importante que busquen solución para minimizar esos cambios", asegura el doctor José Benítez, director médico de Boston Medical Group en España.

Sin embargo, añade, "es un tema tabú que quieren ocultar o desconocen, pues cuesta asumir la pérdida de virilidad, el deterioro físico y la pérdida de potencia y rendimiento sexual, pero es algo con lo que deben aprender a convivir".
 
En el ámbito sexual, los principales signos del envejecimiento son la disminución del deseo sexual y las dificultades para alcanzar o mantener la erección. "El rendimiento físico, social y mental se deteriora de manera considerable, lo que reduce la libido. Además, disminuye el tamaño del pene y las erecciones involuntarias de la noche y la mañana van desapareciendo", explica el doctor Benítez.

Por otro lado, la fuerza y el volumen de la eyaculación es reducida, lo que hace disminuir el placer y el sentido de la masculinidad. "Es fundamental prestar mucha atención porque pueden ser síntomas de otras enfermedades como la diabetes, la hipertensión o el síndrome metabólico", afirma este experto.
 
Otros signos que pueden alertar de la presencia de la andropausia son los cambios de humor, como la depresión, la ansiedad y la irritabilidad; disminución de la masa muscular y de la fuerza, de la densidad mineral ósea con osteopenia y consecuente osteoporosis; aumento de la grasa corporal; percepción de deterioro del estado general; trastornos del sueño; disminución del vello corporal y cambios de la piel, sudoración y calores.

"Los síntomas son muy similares a los de la menopausia, pero ésta aparece de forma brusca y se relaciona con la interrupción definitiva del ciclo ovulatorio. En el caso de los hombres, no se produce una interrupción definitiva en la producción de espermatozoides y los síntomas son progresivos e insidiosos", comenta el doctor Benítez.
 
Cómo hacer frente al envejecimiento
Aunque "el envejecimiento no se puede evitar, sí podemos retrasar su aparición y conseguir que produzca el menor impacto posible en nuestra calidad de vida", comenta este experto.

A partir de los 40, "la disfunción eréctil empieza a aparecer y a partir de los 50 puede hacerse más severa, al igual que los problemas del deseo sexual, por lo que es importante no permitir que avancen y consultar con un experto en salud sexual masculina. También conviene prestar atención a los niveles de azúcar, colesterol, presión arterial alta, obesidad y los bajos niveles de testosterona", añade.

Por otro lado, según este experto, será necesario seguir unos consejos como no abandonar la práctica sexual, realizar ejercicios físicos, el seguimiento de una dieta sana y equilibrada, dormir lo necesario, combatir el estrés, no consumir tabaco, alcohol y drogas, y no tomar medicamentos sin control médico.

En cuanto al tratamiento farmacológico, en la mayoría de los casos, si la causa es la disminución de la testosterona "se procederá a utilizar una terapia de reemplazo hormonal, que permitirá restituir la función sexual y de manera adicional mejorar la sensación de bienestar, disminuir la resorción ósea y restaurar las funciones cognitivas", explica el doctor Benítez.
 

Nota



Nuevo comentario:

Sendasenior.com no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.







rollover css e imágenes

Escuchar último programa