Mayores activos - SALUD, NUTRICIÓN, ECONOMÍA Y OCIO
Sendasenior.com Sendasenior.com

Síguenos en:
Mayores activos - SALUD, OCIO, DEPENDENCIA y UNIVERSIDADES



Lunes, 29 de Enero 2018


Buenos hábitos para cuidar la vista



Según datos del Colegio Nacional de Ópticos-Optometristas, se estima que alrededor del 20 % de usuarios de gafas no renuevan sus lentes hasta pasados cinco años o más. Sin embargo, los expertos advierten que, por muy resistentes que sean las gafas, es recomendable un cambio de las mismas antes de esos cinco años para garantizar una buena salud ocular.
 
Asimismo, recomiendan realizar una revisión anual en el óptico-optometrista, con la finalidad de comprobar si la visión ha variado. Si nunca has llevado gafas, hoy en día existe una oferta muy amplia. Lo más importante si tienes que comprar gafas graduadas por primera vez es que lleves tu graduación a mano, en ella aparece el número de dioptrías, la curvatura de la córnea o la distancia pupilar, entre otras cosas.
 
Por otro lado, los expertos también recuerdan que, en esta época del año, los rayos solares son tan nocivos como en verano, por eso, es igual de importante proteger los ojos y utilizar gafas de sol polarizadas para cuidar la vista.
 
Su uso durante la temporada invernal es más que necesario, puesto que el frío y el aire propios del invierno provocan un aumento del lagrimeo y sequedad en nuestros ojos que se puede reducir protegiéndolos con unas gafas adecuadas y utilizando lágrimas artificiales. Los síntomas principales del síndrome del ojo seco son dolor, ardor, enrojecimiento, ojos cansados, sensación de arenilla o visión borrosa.
 
El Colegio Nacional de Ópticos-Optometristas ofrece cuatro razones que refuerzan la idea del uso de las gafas de sol en invierno por cuestiones de salud visual:
  1. Durante estos meses los ojos se ven expuestos a una mayor radiación ultravioleta por la ubicación del sol.
  2. La temporada de nieve anima a los amantes de los deportes de invierno, pero hay que saber que el reflejo del sol en la nieve aumenta su intensidad. Además, a mayor altitud, más radiación ultravioleta.
  3. Los días con ambiente frío y seco provocan la irritación de los ojos. Las gafas de sol también previenen contra el viento y frío seco.
  4. No vale cualquier gafa. Unas gafas de mala calidad pueden provocar el efecto contrario.
 
Otro de los riesgos para los ojos en invierno es, según los expertos, la menor frecuencia con la que se lavan las manos: “Al frotarnos los ojos con las manos sucias podemos provocarnos conjuntivitis infecciosa. Esta enfermedad provoca escozor y enrojecimiento e inflamación”.
 
Para las personas que utilizan lentillas, conviene destacar que existen lentes de contacto con coloraciones o filtros especiales recomendables para actividades en el exterior.
 
Si se tienen los ojos azules o verdes, se debe tener aún más cuidado. Las personas con ojos de color claro son más sensibles al daño solar.

Nota



Nuevo comentario:

Sendasenior.com no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.





rollover css e imágenes

Escuchar último programa




Subscripción al newsletter