Mayores activos - SALUD, NUTRICIÓN, ECONOMÍA Y OCIO
Sendasenior.com Sendasenior.com

Síguenos en:
Mayores activos - SALUD, OCIO, DEPENDENCIA y UNIVERSIDADES



Lunes, 10 de Septiembre 2012


Biomasa: ahorrar dinero de forma ecológica


Ahora que ha subido el recibo de la luz, el gas natural y también el butano, además del IVA, del 8% al 21% en algunos productos, quizás es el momento oportuno para buscar alternativas de ahorro que nos permitan llegar más desahogados a fin de mes. Y no hay que irse muy lejos. La biomasa es un recurso natural del que se puede sacar gran provecho en las comunidades de vecinos. Todo lo que tenemos que hacer es sustituir las antiguas calderas de gasoil o gas natural por unas más modernas de este combustible. De esta forma, pagaremos menos en las facturas del agua y la calefacción.


Biomasa: ahorrar dinero de forma ecológica
El Diccionario de la Real Academia Española define la biomasa como la “materia orgánica originada en un proceso biológico, espontáneo o provocado, utilizable como fuente de energía”. Se trata, por tanto, de un recurso energético natural que forma parte de las energías renovables y que se obtiene a partir de la fracción biodegradable de los productos, desechos y residuos procedentes de la agricultura, la silvicultura y las industrias conexas, así como de los combustibles sólidos recuperados.

En España, la biomasa procede generalmente de los residuos de nuestros montes y de la industria forestal, esto es, cortezas, astillas, costeros y serrines, que pueden utilizarse astillados o en forma de pelets. Igualmente, materias primas como la madera o los residuos agrícolas herbáceos y leñosos que se obtienen durante la cosecha de algunos cultivos y en las podas de olivos, viñedos y árboles frutales, sirven para generar esta energía, capaz de obtenerse también de los huesos de aceituna y las cáscaras de algunos frutos secos, como la almendra o el piñón.

Utilización en el sector doméstico
La principal aplicación de la biomasa es la obtención de agua caliente y calefacción en grandes bloques de viviendas o edificios públicos, pero también a pequeña escala, en calderas o estufas individuales. Las ventajas de este tipo de instalación frente a una de gasoil o gas natural son, sobre todo, económicas y medioambientales, aunque también existen algunas pequeñas diferencias que debemos tener en cuenta.

Según el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), las calderas de biomasa son más seguras, al tratarse de un combustible sólido con bajo riesgo de explosión y de emisiones tóxicas, pero precisan de un depósito de almacenamiento mayor que para los combustibles líquidos y una disponibilidad de suministro de biomasa equivalente al gas embotellado o al gasoil.

No obstante, a su favor tienen también la sencillez de manejo, ya que estas modernas instalaciones pueden incorporar sistemas de control electrónico capaces de realizar el encendido a distancia mediante un mensaje de teléfono móvil. Asimismo, la limpieza del equipo es totalmente automática. La única operación a ejecutar por el usuario es la retirada eventual, dos o tres veces por temporada, de las cenizas producidas (los sistemas de compactación evitan tener que tirarlas todos los días).

Por otra parte, estas calderas oponen gran resistencia al desgaste, tienen una larga vida útil y son prácticamente silenciosas debido a que no necesitan un quemador que insufle aire a presión para pulverizar el combustible, como las calderas de gasoil. Además, presentan un alto rendimiento energético, entre el 85% y el 92%.

  Ayudas a las energías renovables  
Generalmente, las comunidades autónomas publican, anual o bianualmente, una serie de ayudas para las instalaciones de energía renovables, incluyendo la climatización de edificios con biomasa. En este sentido, la Comunidad de Madrid ha puesto en marcha por primer año el Plan de Impulso a las Energías Renovables, con el fin de promocionar la utilización de estas fuentes de energía en la región y lograr así los objetivos de ahorro, sostenibilidad y eficiencia establecidos en los planes energéticos. La cuantía de los incentivos para acometer la sustitución de las calderas de gasoil o gas natural por una de biomasa es de 75 euros/kilovatio, con un límite máximo del 30% de los costes elegibles. Más información en www.renovablesmadrid.com.

Beneficios económicos
• La biomasa cuesta menos que el gasoil o el gas.

• El precio de los pelets es estable, no así el precio del gasoil, por ejemplo, que varía de la misma forma que varía el precio del petróleo. El barril de crudo Brent marca la referencia en los mercados europeos.

• Dos kilogramos de pelets tienen el mismo poder calorífico que un litro de gasoil o un metro cúbico de gas.

• La biomasa es un recurso natural que, al contrario de los recursos petrolíferos, no se agota cuando lo consumimos.

• Pagar menos cada año compensa la inversión realizada para acometer la sustitución de los equipos de producción de energía, además existen ayudas económicas y subvenciones para su adquisición.
Beneficios medioambientales
• El CO2 (dióxido de carbono) emitido en el proceso de combustión de la biomasa es neutro, por tanto, no contribuye al efecto invernadero.

• La biomasa ayuda a la conservación del medioambiente por su bajo contenido en azufre, nitrógeno y cloro.

• Las cenizas pueden utilizarse como abono para las plantas.

• No genera olores como el gasoil y se reducen los peligrosos derivados del escape de gases tóxicos.

Un ejemplo
En los próximos meses el barrio de las Batallas de Valladolid contará con la mayor instalación de biomasa de Castilla y León. La comunidad de propietarios de la calle Guadalete ha decidido sustituir sus antiguas calderas de gasóleo por unas de biomasa, para calentar el agua y los radiadores de las viviendas. Con este cambio, durante los diez años en los que se estén pagando las nuevas calderas, los 240 vecinos del edificio ahorrarán al año 42.000 euros (175 euros por hogar). En este tiempo, el mantenimiento integral del equipo corre por cuenta de la empresa instaladora Recursos de la Biomasa (REBI). Además, se calcula que gracias a esta elección se evitará la emisión a la atmósfera de 233 toneladas de CO2 al año.
Biomasa: ahorrar dinero de forma ecológica



  Situación en España  
A finales del siglo XIX, España, al igual que gran parte de los países desarrollados, sustituyó la biomasa por carbón, y más tarde por combustibles derivados del petróleo. Hoy, las circunstancias han cambiado y las necesidades de independencia energética y los objetivos medioambientales han impulsado el desarrollo de las energías renovables. Hasta el momento, han sido mayores las expectativas de desarrollo que los resultados, si bien ha comenzado a producirse una sensibilización en la sociedad y en el sector empresarial y de las Administraciones Públicas. Al mismo tiempo, el uso térmico de la biomasa se ha visto favorecido gracias al desarrollo de la normativa básica de las instalaciones energéticas en los edificios.
Biomasa: ahorrar dinero de forma ecológica

Nota




1.Publicado por [precio caldera biomasa] el 21/11/2012 23:56
Sin duda la biomasa es una opción muy positiva dado que nos permite ahorrar aproximadamente 1500€ al año. Además posee beneficios ecológicos que mejoran el bienestar de todos. Una opción muy a tener en cuenta.

2.Publicado por caldera de biomasa el 20/01/2015 11:00
Muy útil la información, muchas gracias!

Nuevo comentario:

Sendasenior.com no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.






rollover css e imágenes

Escuchar último programa