Mayores activos - SALUD, NUTRICIÓN, ECONOMÍA Y OCIO
Sendasenior.com Sendasenior.com

Síguenos en:
Mayores activos - SALUD, OCIO, DEPENDENCIA y UNIVERSIDADES



Martes, 15 de Noviembre 2011


Aumenta la tasa de obesidad en España, a pesar de que consumimos menos calorías



Aumenta la tasa de obesidad en España, a pesar de que consumimos menos calorías
La población adulta española ingiere una media de 2.542 calorías diarias, 250 menos que lo que consumía hace dos décadas. A pesar de ello, la tasa de obesidad en este periodo ha crecido de un 17% a un 21%, probablemente debido a un estilo de vida más sedentario.

Sin embargo, al contrario de lo que cabría esperar, la población nacional menor de 60 años presenta una mortalidad cardiovascular inferior a la de otros países del entorno, un fenómeno que los investigadores asocian, en parte, al hecho de que los españoles, sobre todo las mujeres, exhiben una tasa superior de colesterol HLD, el “bueno”, cuyo efecto cardioprotector es conocido.

Estas son algunas de las conclusiones del Estudio DRECE (Dieta y Riesgo de Enfermedades Cardiovasculares en España), una investigación que desde hace 20 años analiza la relación entre los hábitos de consumo alimenticio y las enfermedades cardiovasculares en la población de nuestro país.

La dieta de los españoles ha sufrido cambios notables a lo largo de estas dos décadas, aunque, como señala el doctor Agustín Gómez, del Hospital Universitario 12 de Octubre, “al comienzo del estudio, en 1991, se evidenció la existencia de una dieta mediterránea en la que se mantenía la alimentación tradicional, un patrón que aún hoy permanece”.

Es más, según los expertos del DRECE, la dieta española, sin ser la mejor posible, no ha empeorado: “aunque consumimos menos hidratos de carbono de los que debiéramos, casi cumplimos las recomendaciones en lo que se refiere a proteínas y tipos de grasas”, añade el experto.

Lo que sí parece haber cambiado es la calidad de la grasa nutricional, con un incremento de consumo de lácteos, sobre todo desnatados, y una transferencia de la ingesta de carne grasa hacia cárnicos con más riqueza en proteínas y menor contenido graso como el jamón, el pavo, el pollo o la ternera.

“Aún así, se mantienen altos los consumos de quesos, bollería y aperitivos con elevado aporte energético, de grasas saturadas y de ácidos grasos trans, poco deseables desde el punto de vista de la salud cardiovascular”, advierte este especialista.

Nota




1.Publicado por Dr. Manuel Iglesias el 16/11/2011 09:38
Compendio web sobre dietética y nutrición humana:
http://aims.selfip.org/~zzz_G37MYLL0Y3FNEQN9/

Compendio web sobre Endocrinología:
http://aims.selfip.org/~zzz_7IURTIBLZDSVVS9R/

Editor (Servicio de Endocrinología y Nutrición, kaps - Vigo):
https://profiles.google.com/Iglesias.Guerrero.Manuel

Nuevo comentario:

Sendasenior.com no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.






rollover css e imágenes

Escuchar último programa