Mayores activos - SALUD, NUTRICIÓN, ECONOMÍA Y OCIO
Sendasenior.com Sendasenior.com

Síguenos en:
Mayores activos - SALUD, OCIO, DEPENDENCIA y UNIVERSIDADES



Viernes, 2 de Febrero 2018


Aprende a manejar tu ansiedad



El estilo de vida acelerado es el motivo principal del aumento de los casos de estrés y ansiedad en los últimos años. Según un estudio reciente de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), el 57 % de la población cree que ha tenido problemas de ansiedad alguna vez en su vida y el 34 % depresión en algún momento. Los expertos aseguran que nos hace falta descansar, cuidar la alimentación, relativizar y dejar de tener miedo a las emociones. Asimismo, subrayan que es muy importante comprender el mecanismo de la ansiedad para controlarlo y no magnificar lo que nos pasa.

La ansiedad es una reacción emocional que surge ante una situación que entendemos como amenaza. Generalmente, se vive como una experiencia negativa, pero lo cierto es que, al igual que el resto de las emociones, es una respuesta útil para la supervivencia porque provoca que nuestro organismo se active y se prepare para actuar de forma más diligente. El problema surge cuando no podemos controlarla y se prolonga en el tiempo, influyendo negativamente en nuestro día a día y en nuestra salud. Es entonces cuando se habla de trastorno de la ansiedad.

En España, casi dos millones de personas se vieron afectadas por trastornos relacionados con la ansiedad en 2015, de acuerdo con datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), y la cifra sigue aumentando, en parte, motivado por un estilo de vida que favorece el estrés. Según los expertos, en muchas ocasiones, el estrés y la ansiedad van de la mano. Así lo confirma el presidente de la Sociedad Española para el Estudio de la Ansiedad y el Estrés, Antonio Cano: “El estrés es un proceso de activación que nos ayuda a atender nuestras necesidades, a desarrollar las tareas cotidianas, pero cuando esa activación es muy elevada y mantenida en el tiempo es más probable que aumenten los niveles de ansiedad e irritabilidad por el cansancio”. Y si además entramos a hacer valoraciones emocionales sobre la situación, a ese cansancio físico se unirá el emocional y este agotamiento puede hacernos perder la perspectiva. 

De ahí que entre las recomendaciones de los especialistas para evitar la ansiedad se encuentren pautas básicas como descansar, dormir y comer correctamente para recuperarnos del desgaste. Ésta es una regla elemental para gestionar el estrés y la ansiedad. 

“Un buen manejo del estrés implica que la persona se active cuando sea necesario, pero también que luego sepa desactivarse y descansar”, sostiene Cano. De este modo, se evitan las emociones negativas propias de la activación por estrés (agobio, desorden de ideas, pensamientos negativos…) y se previene la predisposición a sufrir cuadros de ansiedad, ya que “si cada vez tenemos más estrés, estaremos más alerta, nos agobiaremos más, le daremos más importancia a los problemas, centraremos la atención en las amenazas y todo ello se traducirá en ansiedad”, afirma este catedrático de Psicología de la Universidad Complutense de Madrid (UCM).

Asimismo, este experto subraya que conocer estos mecanismos de actuación del estrés y la ansiedad es el primer paso para aprender a dominar esta emoción; comprender lo que ocurre ayuda a que no le tengamos miedo, erradicando así otro de los propulsores de la ansiedad. Por tanto, tener una buena información y desarrollar habilidades para manejar las emociones favorecerá que los estados negativos no lleguen a ser tan intensos, preservando así la salud. 

Síntomas de la ansiedad
Los trastornos de ansiedad complican en exceso la vida de las personas, afectando en gran medida a las relaciones sociales y al rendimiento laboral, y sumiéndola en un desasosiego continúo que le impide focalizar la causa del problema. Además, el sentimiento de riesgo permanente que tiene puede derivar en ataques de pánico y agorafobia (miedo y evitación de lugares concurridos o de situaciones que ponen nervioso). Para evitar estos perjuicios es muy importante cuando se detecten síntomas ponerse en manos de profesionales que informen de manera correcta sobre la ansiedad y, si fuera necesario, entrenen en habilidades para manejar mejor el estrés y las emociones. “Mediante este aprendizaje los trastornos de ansiedad que están empezando tienen remedio inmediato”, indica Cano.

Taquicardia, opresión en el pecho, problemas digestivos, dolores, tensiones musculares, mareos, problemas de piel o alteraciones en las relaciones sexuales son algunas de las somatizaciones más comunes de la ansiedad. Pero también existen otros síntomas más difíciles de reconocer: psicológicos (agobios, temor, indecisión, sensación de vacío, evitación), conductuales (nerviosismo, impulsividad), cognitivos (problemas de atención y concentración y falta de memoria) y sociales (dificultad para expresarse, bloqueos, irritabilidad). 

Por Carmen Moreno
 


Nota



Nuevo comentario:

Sendasenior.com no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

Artículos relacionados
1 2 3 4 5 » ... 15






rollover css e imágenes

Escuchar último programa