Mayores activos - SALUD, NUTRICIÓN, ECONOMÍA Y OCIO
Sendasenior.com Sendasenior.com

Síguenos en:
Mayores activos - SALUD, OCIO, DEPENDENCIA y UNIVERSIDADES



Miércoles, 16 de Octubre 2013


Ana Diosdado:“Da un poco de pudor recibir un premio a toda una carrera”



El Comité Organizador de los Premios Max de las Artes Escénicas ha concedido por unanimidad el Premio Max de Honor 2013 a Ana Diosdado, por ser una de las dramaturgas más relevantes de la escena contemporánea española. Diosdado, que también ha hecho sus pinitos como actriz, aunque no recuerda la primera vez que se subió a un escenario con cinco años para leer una romanza de García Lorca, recibirá el galardón el próximo 13 de mayo. Hasta entonces, seguirá trabajando, y después, también. “Hay más carrera, espero. La vida sigue”, porque, como bien dice: “Uno de los privilegios que se puede tener en la vida es dedicarte a aquello que te gusta”. ¡Enhorabuena, Ana!

¿Qué se siente al recibir un premio a toda una carrera?
Siempre que te conceden un premio es una gran satisfacción y si, además, los que lo han votado son compañeros, pues más. No sé lo que pensar. De hecho, cuando me lo dijeron, respondí: “¿Estáis seguros?”. Da un poco de pudor.

¿Has pensado ya lo que vas a decir en la ceremonia de entrega? 
Todavía no. Si lo preparas mucho, queda muy engolado. Pero una cosa sí tengo clara, a menos que me caiga un rayo o cosa parecida, es un premio a toda una carrera hasta aquí, pero hay más carrera, espero. La vida sigue.

Comenzaste en la narrativa y después te pasaste al teatro. ¿Por qué?
Había publicado ya dos novelas cuando me dije: “Voy a probar”. Así que me puse a escribir Olvida los tambores como un divertimento y ¡oh, milagro! fue un éxito. En ocasiones, he oído comentar que a la gente que va una vez al casino a jugar lo peor que le puede pasar es que ganen, porque se enganchan. Pues a mí me pasó eso. A partir de ahí, tuve muy poco tiempo para novelas, aunque alguna he escrito y me he podido dar el gusto. 

A punto de cumplir 75 años, has sido actriz, guionista, dramaturga, novelista y directora teatral. 
Sí, soy muy intrusista. Me gusta picotear. Soy géminis y eso por lo visto marca. Aunque... ¿He sido guionista? Sí, pero poco. ¿He sido actriz? Sí, cada diez o quince años. Que las actrices van a pensar: “Pero esta señora qué se ha creído, porque ha hecho tres cositas”. Y yo pienso lo mismo. Soy escritora.

¿Pensaste alguna vez que llegarías tan lejos?
¡Ah! ¿He llegado muy lejos? Tiempo he tenido (risas). 
Los ochenta son nuestros tuvo una gran repercusión.
Un día pensé: “Voy a ver si convierto esta novela en una obra de teatro”. Y así lo hice. Costó estrenarla, porque los personajes eran muy jóvenes y me decían que sí, pero con actores no tan jóvenes. Ser joven no estaba de moda. Pero se hacía así o nada. Así que entre Amparo y Pedro Larrañaga, que eran unos críos, ella vendió sus joyas y él su moto, hicieron el reparto y funcionó. Fue estupendo.

Si ahora te mandaran escribir una obra sobre la sociedad actual, ¿qué destacarías de ella? 
Una aclaración, a mí nunca nadie me ha mandado escribir nada. Escribo lo que en un momento dado me surge. Pero si tuviera que hacerlo porque me lo pidiera el cuerpo... Creo que no es un buen momento. Lógicamente, la gente quiere escribir sobre lo que sucede, pero yo lo que quiero es que pase. Entonces me encantará escribir: “Por fin pasó el tsunami”.

Televisión Española está reponiendo 30 años después la serie Anillos de oro. ¿Qué crees que han visto en ella los directivos de la cadena pública?
No lo sé, pero reponen muchas (risas). La estoy siguiendo y me hace gracia. Aunque está cortada, supongo que por espacio. No he visto nada de malicia en ello.

Ana Diosdado:“Da un poco de pudor recibir un premio a toda una carrera”

Nota



Nuevo comentario:

Sendasenior.com no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.






rollover css e imágenes

Escuchar último programa