Mayores activos - SALUD, NUTRICIÓN, ECONOMÍA Y OCIO
Sendasenior.com Sendasenior.com

Síguenos en:
Mayores activos - SALUD, OCIO, DEPENDENCIA y UNIVERSIDADES



Lunes, 6 de Junio 2011


Adaptación y renovación



Adaptación y renovación

Decía García Márquez que "la vida no es sino una sucesión de oportunidades para sobrevivir", y es una gran verdad. Nuestros antepasados de hace 100, 200, 300 años, no hicieron otra cosa que aclimatarse a sus circunstancias, superar las dificultades, desgracias, adversidades, guerras y desastres de todo tipo e intentar sobrevivir como pudieron.

 

Los hombres y mujeres del siglo XXI, por más que nos lamentemos y digamos que la vida está mal, no nos percatamos de que, a pesar de todo, hoy tenemos más medios y mejores condiciones de vida en líneas generales. No esperemos otra cosa para nosotros y para nuestros descendientes que el hecho de que sepan adaptarse y renovarse lo mejor que puedan en los tiempos y en la vida que les toque vivir.

 

Por encima de cualquier aptitud, habilidad o destreza, el individuo humano tiene que aprender a reinventarse cada día, a "buscarse la vida" con los medios de que disponga y a convertirse en un superviviente inteligente, dinámico, entusiasta, realista y optimista.

 

Como buen superviviente, debe entender que si no aprende a cuidarse a sí mismo y a cuidar a los suyos y sus cosas, nadie lo hará. Cuanto antes aprenda cualquier ser humano que "todas las esperanzas están en sí mismo", como decía Terencio, mucho mejor.

 

Cuando doy una conferencia a padres y educadores les recuerdo siempre que no olviden que la educación más inteligente y eficaz es la que hace posible que aprenda cuanto antes a hacerse cargo de sí mismo, a entender que su propia vida, su felicidad o su desgracia, básicamente depende de sus actos, de sus pensamientos y del control que tenga sobre su propia vida.

 

Por eso, la forma más directa de hacer desgraciado a un niño y dejarlo sin defensas ni destrezas para enfrentarse a la vida es darle toda clase de caprichos, hacerlo todo para que no tenga que esforzarse y convertirlo en un inútil, porque todo se lo han dado hecho. Así no le han permitido que los problemas normales y los contratiempos le hagan fuerte y experimentado. Ese niño no habrá aprendido a adaptarse, renovarse y aclimatarse a la vida y la vida será implacable con él.

 
Si quieres a tus hijos y a tus nietos, ayúdales, trátales con cariño, pero déjalos que aprendan a superar las dificultades cotidianas. Entrenemos a niños y jóvenes en la valentía y el esfuerzo; ya nos enseñó Séneca que "la adversidad no puede con el hombre valiente".


Nota



Nuevo comentario:

Sendasenior.com no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.





rollover css e imágenes

Escuchar último programa