Viernes, 3 de Febrero 2012

Viviendas intergeneracionales para envejecer en casa


De las palabras a los hechos. Éste es uno de los objetivos que se pretende conseguir a lo largo de 2012, durante la celebración del Año Europeo del Envejecimiento Activo y de la Solidaridad Intergeneracional. Y he aquí una demostración clara de que el fomento del envejecimiento activo y saludable, además de un logro y una conquista social, es “una oportunidad”, por ejemplo, para vivir y envejecer dignamente en casa, como lo hacen los ocupantes del Edificio Plaza de América en Alicante. Una de las experiencias más innovadoras en materia de arquitectura y diseño social, que se ha convertido en objeto de interés y curiosidad de propios y extraños.


Viviendas intergeneracionales para envejecer en casa
El edificio de viviendas intergeneracionales para personas mayores no dependientes y jóvenes solidarios Plaza de América surge del progresivo envejecimiento de la población y de una importante demanda de atención y cuidados por parte de las personas mayores. Con estas premisas, el Ayuntamiento de Alicante, a través del Patronato Municipal de la Vivienda de Alicante, ha desarrollado una nueva fórmula de alojamiento: viviendas de protección pública en régimen de arrendamiento para mayores y jóvenes provistas, además, de servicios municipales de proximidad.

El proyecto Plaza de América se inició en 2002 como un Plan de Viviendas Intergeneracionales y Centro de Salud, al que más adelante se añadió un centro de día para personas mayores y un aparcamiento público, con un coste final de 12.390.778 euros. Seis años más tarde, el 24 de noviembre de 2008, se inauguraba este pionero edificio en uno de los barrios más tradicionales de Alicante, dotado de:

• 72 viviendas de un dormitorio (40 metros cuadrados útiles), distribuidas en cuatro plantas, especialmente diseñadas para personas mayores no dependientes, aunque con carácter intergeneracional en su ocupación. Todas ellas con baños adaptados, calefacción y aire acondicionado.
• Una superficie de 1.551,71 metros cuadrados útiles de servicios comunes como salones, gimnasio, piscina geriátrica climatizada, huerto, solarium, terraza ajardinada, lavandería, etc.
• Centro de salud, dependiente de la Conselleria de Sanidad de la Generalitat Valenciana (3.074,18 metros cuadrados).
• Centro de día para personas mayores, dependiente de la Concejalía de Acción Social del Ayuntamiento de Alicante (995,35 metros cuadrados).
• 256 plazas de aparcamiento público.

Dejando a un lado el centro de salud por su carácter específico y cuyos condicionantes son dictados por la Conselleria de Sanidad, el resto del proyecto se encuentra vinculado entre sí, de forma que los usuarios del centro de día pueden ocupar zonas comunes del área de las viviendas como son el gimnasio y la piscina geriátrica instaladas en la cubierta superior donde, además, está situado el solarium. Del mismo modo, los inquilinos de las viviendas pueden utilizar los servicios del centro de día como el comedor, la sala de baile o la peluquería, entre otros.

Las 72 viviendas, exteriores mediante el acristalamiento de toda la superficie de sus fachadas, son de orientación este/oeste, protegida ésta última por una segunda fachada en celosía practicable que regula el acceso del sol y suaviza la temperatura. Estas dos opciones aparecen físicamente diferenciadas por la abertura longitudinal que hace las veces de calle interior por donde se accede a ellas y que facilita, al mismo tiempo, la aireación de las dependencias interiores permitiendo la ventilación cruzada, condición que se ha impuesto como imprescindible.

Las viviendas y los espacios comunes han sido diseñados pensando en un usuario no dependiente pero que puede, en un momento dado, tener algún grado de incapacidad, con la garantía de la asistencia necesaria, ya sea de personal propio o externo. Los lugares de reunión y de actividades conjuntas (biblioteca, sala de televisión, de ordenadores, lavandería, gimnasio y piscina) se encuentran esparcidos por las diferentes plantas facilitando así las relaciones entre vecinos.

La flexibilidad es también un factor contemplado en la construcción del interior de las viviendas, que pueden incorporar el dormitorio al salón de estar, creando un espacio único, o dividirlo en dos habitaciones independientes para tener mayor intimidad. La cocina permanece vinculada directamente al comedor, pero puede cerrarse con una mampara corredera. Esto mismo sucede en las dependencias del centro de día, sito en la primera planta junto al centro de salud, que son susceptibles de modificar su capacidad y su destino mediante paneles móviles.

Viviendas intergeneracionales para envejecer en casa
Programa social
El proyecto Plaza de América se completa con un amplio programa social, que responde a la necesidad de establecer unos criterios de actuación en cuanto a las actividades a realizar por los jóvenes dentro del propio edificio y a las posibles colaboraciones de otras entidades, y que se elabora desde la perspectiva social y antropológica que tiene en cuenta los objetivos de cohesión social (dependencia), conciencia de identidad (pertenencia) y fuerza de la tradición (permanencia). El programa, que pretende ser participativo y dar cabida a todos los ocupantes del edificio, consta de cinco iniciativas:

1. Vuelta a la tierra. Se trata de trabajar con ella, y en ella, por medio de la jardinería, el paisajismo y los huertos de cultivo. El edificio cuenta con dos espacios ajardinados y con 12 contenedores-huertos susceptibles de ser cultivados por los inquilinos, usuarios del centro de día o personas que vivan en el barrio.
2. De lo cultural a la información. Biblioteca para compartir libros, con la posibilidad de iniciar una clase de escritura, sesiones de cine-debate, talleres de música y baile y charlas explicativas de noticias de actualidad.
3. La fiesta. Celebraciones comunitarias y personales, utilizando los espacios del edificio.
4. La tecnología en tu mano. Para acercar a los mayores a todos aquellos dispositivos que forman parte de la vida cotidiana, con el fin de aprender su manejo y su utilidad en el día a día.
5. El buen vecino. Incluye todas aquellas actividades de ayuda, acompañamiento y solidaridad para los quehaceres diarios. Cada joven presta una especial atención a los cuatro mayores que viven en las viviendas colindantes. Organizado y supervisado por una trabajadora social del Departamento Social del Patronato Municipal de la Vivienda de Alicante.

Beneficiarios y requisitos
Los beneficiarios exclusivos del Programa Municipal de Viviendas Intergeneracionales y Servicios de Proximidad son los residentes de las mismas, entre los que se distinguen dos grupos, en la proporción de una vivienda para jóvenes por cada cuatro viviendas para mayores:

• Jóvenes, menores de 35 años
Los requisitos para ser adjudicatarios son: estar empadronado en el municipio de Alicante, al menos, durante los últimos cinco años, dando preferencia a personas del barrio, comprometerse a la prestación de servicios con los mayores, no poseer vivienda habitable y disponer de unos ingresos personales de unos 21.000 euros anuales.
• Mayores, con más de 65 años
Los requisitos para ser adjudicatarios son: estar empadronado en el municipio, al menos, durante los últimos cinco años, dando preferencia a personas del barrio, ser válido para vivir independientemente, no poseer vivienda habitable y contar con unos ingresos inferiores a unos 21.000 euros anuales.

Todas las viviendas pueden ser ocupadas por el arrendatario solo o en compañía de su pareja. El precio de los alquileres es de 150 euros mensuales por vivienda más los gastos comunitarios que se produzcan, garantizando así la devolución del préstamo hipotecario más los gastos de mantenimiento por parte del Ayuntamiento de Alicante.

Asimismo, los ciudadanos del barrio son también beneficiarios de este proyecto innovador, puesto que participan de los servicios que ofrecen las dotaciones públicas instaladas en el edificio: centro de salud, centro de día para personas mayores y aparcamiento; además de favorecerse de la recualificación urbana que la propia construcción genera en la zona gracias a estas actuaciones de mejora.

El edificio de viviendas intergeneracionales Plaza de América es el primero de los tres que se incluyen en el Programa Municipal de Viviendas Intergeneracionales y Servicios de Proximidad del Ayuntamiento de Alicante, y que supondrán una inversión total de 50 millones de euros. Así, los otros dos proyectos, Benalúa y Lonja Mercado, se encuentran, el primero, en fase previa de licitación de las obras y, el segundo, en redacción del proyecto arquitectónico. La financiación está basada en la participación de los tres niveles de la Administración Pública.

Viviendas intergeneracionales para envejecer en casa
     “Este tipo de viviendas ponen en valor el sentido de la solidaridad y la ayuda mutua”     

Para Carmen Pérez, arquitecta del proyecto, el gran reto era “procurar el hábitat adecuado a las necesidades de un grupo específico de usuarios con un amplio abanico de circunstancias que varían en función de las situaciones personales”.

El resto de objetivos estaban encaminados a “facilitar la convivencia entre personas de distintas edades, entre las que debe producirse una relación de ayuda mutua en un ambiente que les sea familiar; ofrecer unos servicios que prolonguen la situación de independencia y seguridad; integrar las nuevas tecnologías que aumenten las condiciones de bienestar y confort de la manera más simple y natural posible; y crear espacios para programas ocupaciones y de formación”, añade.

Una de las cuestiones que diferencia a este tipo de viviendas de otras convencionales, según la arquitecta, son las condiciones de seguridad: “Se ha diseñado un sistema mixto de alerta mediante interruptores situados en el baño, el salón de estar y el dormitorio, que transmiten señales al panel de control situado en la Consejería, en la planta baja, y pueden comunicarse también a servicios exteriores de asistencia municipal”.

Asimismo, tal y como afirma Carmen Pérez, este tipo de viviendas presentan la ventaja de que, por un lado, “evitan la soledad y el aislamiento” y, por otro, “facilitan la prolongación de la independencia y la desaparición del miedo a sufrir accidentes sin recibir atención”. Además, “la relación entre los jóvenes y las personas mayores permite el descubrimiento de otros problemas y formas de vivir con el traspaso de conocimientos, poniendo en valor el sentido de la solidaridad y la ayuda mutua”.

Nota
Visto 2141 veces





Nuevo comentario:

Sendasenior.com no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.






rollover css e imágenes

Escuchar último programa