Mayores activos - SALUD, NUTRICIÓN, ECONOMÍA Y OCIO
Sendasenior.com Sendasenior.com

Síguenos en:
Mayores activos - SALUD, OCIO, DEPENDENCIA y UNIVERSIDADES



Miércoles, 8 de Febrero 2017


Toca plantarle cara a la vejez



Los años no pasan en balde para nadie. El paso del tiempo es el peor enemigo del ser humano desde un punto de vista físico. De hecho, muchas enfermedades son más frecuentes cuando el cuerpo alcanza una determinada edad.

La llegada de la vejez puede, en muchos casos, significar una piedra en el camino. Sin embargo, el quid de la cuestión se encuentra en cómo afronta cada persona una etapa de la vida por la que todos, tarde o temprano, debemos pasar. Un periodo en el que enfermedades como la osteoporosis o la artrosis son frecuentes en la mayor parte de la tercera edad.

Para combatir dichas patologías, la medicina, afortunadamente, tiene soluciones (véase tratamiento osteoporosis y artrosis para más información). 

En lo que respecta a la osteoporosis, es conveniente aclarar que es una de las enfermedades que más afectan a la movilidad de las personas mayores, ya que disminuye buena parte de la cantidad de minerales que hay en los huesos, dejándolos débiles y frágiles. El desencadenante, en buena parte, es la deficiencia en la absorción de calcio del organismo. Al margen, cabe destacar que, para las mujeres mayores, la ausencia de la menopausia y el consecuente cambio hormonal puede ser la causa principal.

Cuanto mayor sea el envejecimiento de la población, mayor será la incidencia de ésta en la misma, y terminaría por convertirse en un significativo problema de salud pública. 

Hueso poroso. Ese es el significado de la palabra osteoporosis. Consecuencia, precisamente, de la fragilidad que presenta el cuerpo humano por la pérdida de sus componentes. Si a los 35 años los huesos inician, de forma natural, un deterioro, ni que decir tiene lo que el desarrollo del mismo puede suponer a aquellas personas que forman parte del colectivo de personas mayores. No obstante, a los problemas… soluciones.

Para ello, será necesario evitar ciertas cosas que fomentan la aparición de esta enfermedad, como el abuso de la ingesta de alcohol, tabaco, cafeína o el sedentarismo, puesto que todo ello incide en la pérdida de calcio. Éste es el elemento primordial para tratar de fortalecer y reparar los huesos. Por su parte, el ejercicio físico y la vitamina D son otros de los pilares esenciales para combatirla y prevenirla. 

Cambiando de patología, toca hacer alusión a la artrosis. Se trata de una enfermedad reumática y crónica que produce desgaste de las articulaciones del cuerpo humano. Una dieta sana y equilibrada, para evitar la obesidad, y la práctica de ejercicio físico (siempre moderado) son algunas de las recomendaciones para tratar de prevenirla.

También existen una serie de medidas paliativas que pueden ser utilizadas por aquellas personas que la padezcan, como la hidroterapia y los masajes. Gracias a sus tratamientos de rehabilitación, se benefician aquellos pacientes que la sufren. 

En resumen, todo lo que sea invertir en salud siempre será agradecido por nuestro cuerpo. Llevar, por tanto, una vida saludable, que incluye buenos hábitos alimenticios, actividad física diaria y sin excesos, ayuda de manera importante a minimizar las dificultades propias de la edad. Sólo hay que tener claro que en la voluntad de cada uno reside la fuerza. Toca demostrarla. 

Nota



Nuevo comentario:

Sendasenior.com no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

Artículos relacionados

Oculoplastia - 06/06/2017

1 2 3 4 5 » ... 14







rollover css e imágenes

Escuchar último programa