Mayores activos - SALUD, NUTRICIÓN, ECONOMÍA Y OCIO
Sendasenior.com Sendasenior.com

Síguenos en:
Mayores activos - SALUD, OCIO, DEPENDENCIA y UNIVERSIDADES



Miércoles, 9 de Diciembre 2015


Temores y alegrías de ser abuela



La transición de ser abuela ha sido objeto de estudio en la tesis doctoral de la psicóloga y profesora del Departamento de Ciencias de la Educación de la Universidad CEU Cardenal Herrera en Castellón, Lorena Andrés. En su investigación, la doctora Andrés ha estudiado este proceso desde una perspectiva relacional y evolutiva, empleando una metodología cualitativa con tres grupos de mujeres de distintos niveles socioeconómicos y culturales, con nietos de entre dos y diez años, que han participado en grupos focales y entrevistas de grupo.
 
Con los resultados obtenidos, Lorena Andrés ha elaborado un “perfil de transición de la abuelidad” en la mujer, según el cual “el deseo de ser abuela viene expresado principalmente por la ilusión y la alegría que genera el acontecimiento, seguido de la expresión de continuidad lógica de este hecho en la edad adulta”. Otros sentimientos, como los de temor o angustia ante los posibles riesgos, no aparecen durante el periodo de gestación, pero sí de forma notable en el parto.
 
Con el nacimiento de los nietos, pese a que se podría manifestar un cambio respecto a la relación con los hijos, los datos muestran un resultado contrario: “En los tres grupos estudiados y de forma acentuada, se manifiesta una ausencia de cambio en la relación con los hijos; estos cambios, cuando existen, se atribuyen al dinamismo y al transcurrir de la vida, pero no al nuevo rol como abuelas”, señala esta experta.
 
En relación a las expectativas que las abuelas tienen con respecto a sus nietos, ha predominado la expresión de un interés basado en que “adquieran valores, se desarrollen como personas con ética, moralidad y sentido de la justicia, respeto y tolerancia”. Pero prácticamente al mismo nivel surge contenido referido a la ausencia de expectativas: “Las abuelas no esperan nada de sus nietos, debido a su visión sobre la tendencia actual a la falta de compromiso con el cuidado y responsabilidad del sistema familiar. Aunque, en menor medida, sí expresan el deseo de ser recordadas por sus nietos como una figura de referencia en su desarrollo”.
 
Con respecto a los cambios que las mujeres pueden experimentar en esta etapa, esta experta destaca: “Hemos evidenciado, por un lado, una ausencia en la percepción de cambios en sus vidas, ya que las abuelas consideran que su identidad no ha cambiado”. Sin embargo, esta percepción “se acompaña de un mayor grado de dependencia, debido a que su presencia es requerida por sus hijos, nueras y yernos como figuras de experiencia y referencia.
 
Sin embargo, pese a esta responsabilidad, no hay sensación de sobrecarga en el rol de abuela: “La ausencia en la percepción de sobrecarga se expresa en mayor medida, junto a la percepción de “poca carga que merece la pena”, por la satisfacción experimentada. Las diferencias en la expresión del contenido de satisfacción son solo de carácter lingüístico, porque todas hacen referencia a una satisfacción enorme o absoluta”, señala Lorena Andrés.
 
Otro modo de analizar la experiencia de ser abuela se explicita en la percepción que éstas creen que sus nietos tienen sobre ellas: “Todas las participantes coinciden en que son, para sus nietos, “la mejor abuela del mundo”. Paralelamente, las abuelas expresan un absoluto reconocimiento, valorando el hecho de ser abuelas como “la mejor experiencia del mundo”. En la misma medida, aparecen la satisfacción enorme y las expresiones de alegría e ilusión.

Nota




1.Publicado por Juan el 09/12/2015 12:19
El problema se produce cuando se confunde a la abuela con la madre y de ahí surge la figura de la madre-abuela y el sacrificio de ésta que no puede disfrutar en su vejez.

Nuevo comentario:

Sendasenior.com no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.







rollover css e imágenes

Escuchar último programa