Mayores activos - SALUD, NUTRICIÓN, ECONOMÍA Y OCIO
Sendasenior.com Sendasenior.com

Síguenos en:
Mayores activos - SALUD, OCIO, DEPENDENCIA y UNIVERSIDADES



Lunes, 3 de Abril 2017


Retinopatía diabética



La retinopatía diabética es considerada por los médicos como la complicación más grave derivada de la diabetes. En España, entre el 50 y el 65 % de los pacientes con diabetes tipo 1 y el 20-25 % con diabetes tipo 2 tienen retinopatía diabética, una alteración de la retina que se caracteriza por la aparición de lesiones severas en los vasos de la retina, que pueden provocar deficiencia visual y ceguera si no se detectan a tiempo. Por ello, los especialistas aconsejan a los diabéticos hacerse una revisión por un oftalmólogo experto en retina en el mismo momento del diagnóstico para las personas con diabetes tipo 2, y para la diabetes tipo 1 a los cinco años del diagnóstico.

La prevalencia de la diabetes en nuestro entorno, unido a la mayor longevidad de la población y a los hábitos de vida poco saludables, ha favorecido que la retinopatía diabética se convierta en una de las alteraciones visuales más frecuentes. La mayoría de las personas con diabetes son proclives a padecer retinopatía diabética a medida que avanza su enfermedad. Así, a los diez años de evolución el 15 % de los pacientes tienen retinopatía diabética, a los 15 años aumenta al 70 % y a los 30 años el 90 % de los diabéticos la sufre.

Además, la retinopatía diabética se considera la causa más habitual de deficiencia visual y ceguera legal en personas de 25 a 75 años. De hecho, “el riesgo de padecer ceguera es 25 veces superior en los pacientes con diabetes”, indica la doctora María Teresa Álvarez, oftalmóloga especialista en retina de Vissum. No obstante, se trata de una ceguera, en muchos casos, evitable si la retinopatía se diagnostica y trata de forma precoz. Es por eso que la detección y tratamiento temprano suponen un gran reto cuando se habla de la calidad de vida de estos pacientes. 

La principal cuestión que se debe resolver para alcanzar esta meta es la carencia de información entre los pacientes. La mayoría desconocen que la retinopatía diabética y su principal complicación, el edema macular diabético, pueden tener consecuencias muy graves como, por ejemplo, la pérdida de visión, lo que se refleja en que sólo el 20 % de los diabéticos se revisa la vista en su oftalmólogo con realización de fondo de ojo. 

Signos de alarma
Un inconveniente importante en la retinopatía diabética es que es asintomática, incluso en fases avanzadas, por lo que “cuando los exploramos pueden existir ya graves alteraciones, lo que puede derivar en una pérdida severa de visión sin previo aviso”, sostiene la doctora Álvarez. 

Por Carmen Moreno


Nota



Nuevo comentario:

Sendasenior.com no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.







rollover css e imágenes

Escuchar último programa