Lunes, 11 de Julio 2011

¿Qué pone en las etiquetas?


El etiquetado de un producto alimenticio es la manera que los consumidores tienen de conocer de antemano los alimentos que quieren comprar, para así poder realizar su elección con conocimiento de causa. Se trata, por tanto, de su mejor tarjeta de presentación y su mayor garantía de calidad. Por eso, para no inducir a error al comprador, existen unas normas de etiquetado comunes a todos los productos alimenticios y otras especiales para la carne, el alcohol y los alimentos perecederos.


¿Qué pone en las etiquetas?
Se considera etiquetado "las menciones, indicaciones, marcas de fábrica o comerciales, dibujos o signos relacionados con un producto alimenticio que figuren en cualquier envase, documento, rótulo, etiqueta, faja o collarín que acompañen o se refieran a dicho producto". En este sentido, la Directiva 2000/13/CE del Parlamento europeo y del Consejo relativa a la aproximación de las legislaciones de los Estados miembros en materia de etiquetado, presentación y publicidad de los productos alimenticios destinados al consumidor y el Real Decreto 1334/1999, establecen como indicaciones obligatorias:
 
Denominación de venta del producto
El nombre del producto consagrado en el país de venta al consumidor o una descripción del mismo y de su utilización, para distinguirlo de los productos con los que pudiera confundirse. Asimismo, incluirá una indicación del estado físico en el que se encuentre el producto alimenticio o del tratamiento específico al que haya sido sometido (por ejemplo: en polvo, liofilizado, congelado, concentrado, ahumado), en el caso en que la omisión de dicha indicación pudiera inducir a confusión al comprador.

Lista de ingredientes
Enumeración de todos los ingredientes en orden decreciente de peso en el momento de su preparación y, sin excepción, aquellos que pueden provocar alergias e intolerancias. No se requerirá en el caso de frutas y hortalizas frescas; aguas gasificadas; vinagres de fermentación; quesos; mantequilla; leche y nata fermentadas, siempre que no se les añadan más componentes que los necesarios para la fabricación o la sal indispensable para la elaboración de los quesos que no son frescos o fundidos. Esta excepción se aplica también para productos que contengan un solo ingrediente.
 
Cantidad de determinados ingredientes o categorías
Expresada en porcentaje siempre que el ingrediente o la categoría de ingredientes figure en la denominación de venta o el consumidor la asocie con ella, destaque en el etiquetado por medio de palabras o imágenes o sea esencial para distinguirlo de otros productos.
 
Cantidad neta
En unidades de volumen, en el caso de los productos líquidos, o en unidades de peso, en el caso de los demás productos, utilizando, según proceda, el litro, el centilitro, el mililitro, o bien el kilogramo o el gramo. Además, cuando un producto alimenticio sólido se presente en un líquido de cobertura, se indicará también el peso neto escurrido.
 
Fecha de duración mínima o fecha de caducidad
Aunque puedan parecer iguales, son dos conceptos diferentes que no deben confundirse: la primera señala un descenso de la calidad, no de la seguridad, y la segunda advierte sobre el día límite a partir del cual el alimento supone un riesgo para la salud.
 
FECHA DE DURACIÓN MÍNIMA. Es la fecha hasta la cual un producto alimenticio mantiene sus propiedades específicas siempre que se guarde en las condiciones de conservación adecuadas, que figurarán en el envase. Se comunicará precedida de las palabras: "Consumir preferentemente antes del...". La fecha estará compuesta por la indicación, clara y en orden, del día, el mes y el año, según el alimento en cuestión.
 
No se requiere fecha en frutas y hortalizas, vinos, bebidas con una graduación de un 10% o más en volumen de alcohol, bebidas refrescantes sin alcohol, productos de panadería o repostería, vinagres, sal de cocina, azúcares en estado sólido, productos de confitería, chicles y porciones individuales de helado.

FECHA DE CADUCIDAD. En el caso de productos alimenticios microbiológicamente muy perecederos y que, por ello, puedan suponer un peligro inmediato para la salud humana, la fecha (día, mes y, eventualmente, año) deberá ir precedida por las palabras: "Fecha de caducidad". Esta información se completará con una descripción de las condiciones de conservación que habrán de respetarse.
 
Condiciones especiales de conservación y de utilización
Para garantizar una manipulación adecuada y evitar así el desarrollo de bacterias que producen intoxicaciones alimentarias, como la salmonella o el anisakis. Generalmente, estas instrucciones indican cómo debe almacenarse el producto una vez abierto: "mantener en lugar fresco y seco" o "proteger de la luz solar".
 
Nombre o razón social y dirección del fabricante/embalador/vendedor
A fin de que el consumidor pueda ponerse en contacto con él en caso de reclamación o para solicitar información adicional.

Lugar de origen o procedencia
En los productos procedentes de los Estados miembros de la Unión Europea, se deberá indicar en los supuestos en que su omisión pudiera inducir a error al consumidor sobre el origen o procedencia real del producto alimenticio. Para el resto de países será obligatorio.
 
Lote
Irá precedido de la letra L, salvo en los casos en que se distinga claramente de las demás indicaciones del etiquetado.
 
Modo de empleo
Deberá indicarse de forma que permita un uso apropiado del producto.
 
Grado alcohólico de las bebidas
Solamente en el caso de que la graduación sea superior en volumen al 1,2%.
¿Qué pone en las etiquetas?

Nota
Visto 1810 veces





Nuevo comentario:

Sendasenior.com no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.







rollover css e imágenes