Mayores activos - SALUD, NUTRICIÓN, ECONOMÍA Y OCIO
Sendasenior.com Sendasenior.com

Síguenos en:
Mayores activos - SALUD, OCIO, DEPENDENCIA y UNIVERSIDADES



Martes, 6 de Junio 2017


Oculoplastia



La oculoplastia es un tipo de cirugía oftalmológica indicada para corregir las enfermedades que afectan a las partes externas del ojo: párpados, órbita ocular y vías lagrimales. Su aplicación es muy extensa porque a través de diversos procedimientos quirúrgicos se puede conseguir tratar distintas afecciones, desde eliminar el exceso de piel en el párpado hasta extraer un tumor orbitario o corregir problemas de lagrimeo excesivo.

Además, su finalidad no se limita a la recuperación de la función del ojo y de sus estructuras anexas, también este tipo de intervención busca la mejora estética del paciente. De hecho, se trata de una cirugía relevante a la hora de levantar el párpado y reducir ojeras, bolsas o las patas de gallo.

Cuando hablamos del cuidado de los ojos, tendemos a pensar únicamente en aquellas cuestiones que tienen que ver con su anatomía interna (iris, cristalino, córnea, retina…). No somos conscientes de que también las partes que rodean a este órgano: párpados, órbita y vías lagrimales influyen directamente en nuestra salud ocular y en una mejor o peor visión. Con lo cual debemos procurar que cumplan correctamente con sus funciones. 

Proteger es el cometido principal de los tejidos perioculares. Todo globo ocular está incrustado en una cavidad ósea, llamada órbita, que lo preserva de impactos.  Del mismo modo, el párpado, que no es otra cosa que un pliegue de piel y músculo que cubre el ojo por arriba y por abajo, lo protege con su parpadeo y mantiene una humedad adecuada, gracias a que distribuye las lágrimas de manera homogénea por la superficie ocular. También las vías que siguen las lágrimas para bañar el ojo y favorecer su lubricación y confort deben estar en el mejor estado posible.

Para estudiar y tratar los problemas referidos a estas zonas del ojo, está la oculoplastia, que es una especialidad de la oftalmología que está tomando relevancia en los últimos años.

Indicación de la oculoplastia
Según explica la oftalmóloga especialista en cirugía oculoplástica y directora médica de Vissum Alicante, Alejandra Amesty, este tipo de cirugía está indicada, entre otras, en las siguientes patologías:
✔ Párpado colocado hacia dentro (entropión) y párpado hacia fuera  (ectropión). Ambos provocan irritaciones, lagrimeo e incluso úlceras en la córnea.
✔ Párpado caído (ptosis), que afecta a la estética pero también disminuye el campo visual.
✔ Exceso de piel y grasa en los párpados (dermatocalasia) que limita el campo visual.
✔ Problemas tumorales benignos o malignos de la piel periocular, entre otros.
✔ Obstrucciones de las vías lagrimales que causan un problema de lagrimeo constante y muy molesto y que, además, puede provocar infecciones.
✔ Fracturas orbitarias o de huesos perioculares. 
✔ Enfermedades e inflamaciones de los tejidos que están alrededor del ojo, como blefaritis leve u otras más graves de origen tiroideo. 

Las afecciones más frecuentes de todas ellas son las malposiciones palpebrales (párpado caído, párpado evertido, párpado invertido, etc.) y las obstrucciones de las vías lagrimales, advierte la doctora Amesty.

Las malposiciones palpebrales son posiciones anómalas que adoptan los párpados por diferentes motivos, principalmente como consecuencia del envejecimiento, pero también pueden ser el resultado de un traumatismo, cicatrices o parálisis del nervio facial.

Estas disfunciones confieren un aspecto antiestético, pero además pueden derivar en  problemas visuales y oculares graves, ya que una mala posición del párpado puede afectar a la visión, incluso llevar a la ceguera. Por ello, es fundamental que se traten precozmente. 

La obstrucción de las vías lagrimales también es una alteración común, que puede resultar bastante molesta para la persona que la padece. “Estos casos se tratan quirúrgicamente mediante la técnica conocida como  dacriocistorrinostomía, que tiene una tasa muy elevada de éxito”, constata la doctora Amesty. 

Blefaroplastia, la más conocida
La blefaroplastia o cirugía de los párpados es una de las intervenciones estéticas más demandadas por las mujeres en España, tras la cirugía de pecho y la liposucción. El exceso de piel en los párpados y las bolsas son dos de los signos más característicos del envejecimiento del rostro y profieren una mirada triste y cansada. Con la blefaroplastia se busca rejuvenecer la mirada mediante la remodelación de estos tejidos perioculares.

Se trata de una sencilla técnica quirúrgica en la que se retira el exceso de piel sobrante del párpado. Se realiza con anestesia local y requiere de aproximadamente dos semanas de recuperación, aunque los resultados suelen apreciarse inmediatamente tras la cirugía. Así lo explica la doctora Amesty de Vissum : “La blefaroplastia rejuvenece la mirada y el efecto se puede observar inmediatamente. Tiene un postoperatorio corto y no doloroso para el paciente, quién puede reincorporarse a los pocos días a su actividad laboral”.

Pueden tratarse el párpado superior, inferior o ambos. En el caso de la blefaroplastia superior, la intervención se realiza en el pliegue palpebral superior, por lo que la cicatriz queda escondida. En el caso de la blesfaroplastia inferior, se hará vía externa o vía interna desde la conjuntiva, según considere adecuado el cirujano oculoplástico. 

Aunque se interviene fundamentalmente por razones estéticas, la blefaroplastia también mejora la función del párpado. Pues, en algunos casos, “la caída de la piel de los párpados superiores puede ocasionar una reducción del campo visual”, subraya esta oftalmóloga y experta en cirugía ocular plástica. 

Asimismo, aquellos pacientes con caída palpebral notan que le pesan los párpados superiores y, al final del día, pueden tener sensación de fatiga ocular, signo que se corrige con esta intervención.

En manos expertas
Las operaciones de cirugía plástica de los ojos suelen solucionar los problemas estéticos y funcionales con muy buenos resultados, pero para eso deben realizarse con gran precisión. En este sentido, la directora médica de Vissum Alicante sostiene que la zona de los ojos y los párpados es especialmente sensible y requiere del conocimiento funcional del órgano de visión propio de los oftalmólogos.

En concreto, la doctora Amesty subraya dos razones de peso para confiar en estos profesionales: “Para descartar problemas oftalmológicos que contraindiquen este tipo de cirugía y porque sólo el oftalmólogo puede y sabe manejar las complicaciones que pudieran existir tras la cirugía en el postoperatorio inmediato, como por ejemplo sequedad ocular, queratitis (inflamación de la córnea), lagoftalmos (imposibilidad de cerrar completamente el párpado), etc.”.


Por Carmen Moreno

Nota



Nuevo comentario:

Sendasenior.com no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.







rollover css e imágenes

Escuchar último programa