Mayores activos - SALUD, NUTRICIÓN, ECONOMÍA Y OCIO
Sendasenior.com Sendasenior.com

Síguenos en:
Mayores activos - SALUD, OCIO, DEPENDENCIA y UNIVERSIDADES



Lunes, 8 de Febrero 2016


Nueva normativa para la atención a personas mayores en residencias en Castilla y León



El Consejo de Gobierno ha aprobado los decretos que establecerán el nuevo marco normativo sobre la autorización y la acreditación de los centros de carácter social para personas mayores, dos decretos que son complementarios y cuyo objetivo es dar un paso más en la atención a las personas mayores a través de intervenciones basadas en apoyos y en sus proyectos de vida.
 
La nueva normativa no sólo está enfocada a mejorar la calidad de la atención que reciben las personas mayores que están en residencias, sino que también busca mejorar la calidad de vida de las personas mayores en general, de aquellos que residen en sus domicilios y que necesitan apoyos a su vida independiente, a través de los centros multiservicios o los centros de día.
 
Se trata de un nuevo modelo de atención que quiere responder a las demandas de las personas mayores en atención y servicios, que prioriza conceptos como la autodeterminación, las relaciones personales, la inclusión social y las expectativas y deseos de las personas.
 
La nueva normativa, que se asienta sobre el concepto calidad de vida, se ha gestado mediante el pilotaje y posterior evaluación en un centenar de experiencias en centros residenciales y en unidades de estancias diurnas de toda Castilla y León desde mediados del año 2012 del modelo que se denomina “En mi casa”.
 
Las novedades del modelo “En mi casa” son:
  • Proyecto de vida. Una de las grandes novedades es la necesidad de que las personas usuarias de centros residenciales y de estancias diurnas cuenten con un proyecto de vida como garante del derecho de autodeterminación de los usuarios, que debe garantizar así mismo el control de su propia vida y deberá contener el plan de apoyos para conseguir hacer efectivos sus deseos. Para que el proyecto de vida sea una realidad, cada usuario de los centros contará con un profesional de referencia.
  • Plan de apoyos. Dentro del proyecto de vida, el plan de apoyos será el instrumento de intervención de carácter técnico en el que quedarán reflejados los apoyos que se van a proporcionar a la persona usuaria de los centros para conseguir el desenvolvimiento de la persona en su cotidianeidad e inclusión social. Durante su diseño y ejecución se deben visibilizar ante la propia persona, su familia y el equipo profesional, las habilidades, destrezas y capacidades que la persona conserva y, apoyándose en ellas, ofrecer los cuidados, estímulos y apoyos que en cada caso se requieran.
  • Profesional de referencia. A toda persona usuaria de centros residenciales y estancias diurnas se le asignará un profesional de referencia, profesional que establecerá con la persona mayor una relación de apoyo, constituyendo para él una figura de referencia en el centro para la atención, canalización y resolución de sus problemas y demandas. El profesional de referencia se encargará de facilitar la coordinación diaria de todas las actuaciones relativas a la persona mayor, la ejecución y el desarrollo de las actividades en las que participe, adecuándolas a los objetivos previstos según el desarrollo de su proyecto de vida.
  • La persona decide sobre cómo quiere vivir. Los profesionales informan y proponen a la persona usuaria las intervenciones que estiman como más convenientes para su atención, pero es la propia persona quien toma la decisión sobre su futuro hacia un envejecimiento deseable.
  • Atención integral centrada en la persona y sus necesidades. Otro pilar es un nuevo concepto de relación entre las personas mayores y sus familias y los centros. El nuevo modelo cambia un sistema de atención basado fundamentalmente en el mantenimiento de la salud, por un modelo de atención integral y centrado en la persona. Por ello, la actividad principal en los centros residenciales se orienta a asimilar la vida cotidiana a la del entorno familiar.
  • Unidades de convivencia. En los centros nuevos o en las ampliaciones de los existentes el espacio se organiza en unidades de convivencia, con un máximo de 16 plazas, que permiten acercarse lo máximo posible al concepto del hogar familiar y dar un paso más en la personalización de la atención.
  • Única categoría en los tipos de plazas residenciales.
 
La nueva normativa entrará en vigor a los seis meses de su publicación en el Boletín Oficial de Castilla y León (BOCYL), de forma que los centros que se creen a partir de su entrada en vigor deberán ajustarse al nuevo modelo y al concepto de unidades de convivencia, pero también se establece un amplio régimen adicional para conjugar el nuevo modelo con la realidad existente.
 
Respecto al personal de los centros, se establecen las ratios que determina el Consejo Territorial del Sistema para la Autonomía y Atención a la Dependencia.
 
 
 

Nota



Nuevo comentario:

Sendasenior.com no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.






Lo más visto

rollover css e imágenes

Escuchar último programa