Mayores activos - SALUD, NUTRICIÓN, ECONOMÍA Y OCIO
Sendasenior.com Sendasenior.com

Síguenos en:
Mayores activos - SALUD, OCIO, DEPENDENCIA y UNIVERSIDADES



Jueves, 9 de Junio 2016


La dieta mediterránea rica en grasas saludables no engorda



Seguir una dieta mediterránea rica en grasas vegetales (aceite de oliva virgen extra, frutos secos, etc.) no implica un aumento significativo de peso en comparación con una dieta pobre en grasas, según explica un estudio publicado en la revista médica “The Lancet Diabetes & Endocrinology”. El trabajo sugiere que muchas directrices actuales sobre salud que recomiendan reducir grasas y calorías generan una percepción errónea sobre los efectos de la ingesta de grasas de la dieta mediterránea, de reconocidos beneficios para la salud.
 
El artículo está firmado por los expertos Ramón Estruch, de la Facultad de Medicina y Ciencias de la Salud de la Universidad de Barcelona y el Hospital Clínic de Barcelona; Emili Ros, del Hospital Clínic de Barcelona y el IDIBAPS; Rosa María Lamuela, de la Facultad de Farmacia, y Xavier Pintó, de la Facultad de Medicina y Ciencias de la Salud y el IDIBELL, entre otros expertos de instituciones y centros hospitalarios de todo el Estado.
 
Las evidencias científicas apuntan a que el contenido total en lípidos no es un indicador adecuado para valorar los efectos negativos o beneficiosos de los alimentos. En esta línea, las grasas de los frutos secos, del pescado y de aceites vegetales ricos en compuestos fenólicos son más saludables que los lípidos procedentes de la carne y los alimentos procesados.
 
“Más de 40 años de política nutricional han abogado por una dieta baja en grasas pero estamos constatando que ésta tiene muy poco impacto en el control de los niveles de obesidad”, explica Ramón Estruch, primer autor del estudio y miembro del CIBER de Fisiopatología de la Obesidad y la Nutrición (CIBERobn) del Instituto de Salud Carlos III.
 
“Nuestro estudio muestra que una dieta mediterránea rica en grasas vegetales como el aceite de oliva y los frutos secos tiene poco impacto sobre el peso corporal o el perímetro abdominal en comparación con los efectos de una dieta baja en lípidos. La dieta mediterránea tiene beneficios para la salud bien conocidos e incluye grasas saludables (aceites vegetales, pescado y frutos secos)”, subraya Estruch. Los hallazgos de este estudio no implican, sin embargo, que las dietas restringidas con altos niveles de lípidos no saludables (mantequilla, carne procesada, bebidas azucaradas, postres o comida rápida) sean beneficiosas.
 
La obesidad es un factor de riesgo para diversas patologías (enfermedades cardiovasculares, diabetes de tipo 2, cáncer, patologías musculoesqueléticas, etc.). Para evitarla, es recomendable el ejercicio físico y una dieta baja en grasa: hasta un límite del 30 % de lípidos en la ingesta total de energía, según recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y otras entidades internacionales. Diversos estudios han constatado que la dieta mediterránea, que incluye grasas saludables, puede ayudar a reducir los riesgos para la salud. Sin embargo, las prevenciones contra la ingesta de grasas hacen que todavía se recomienden más dietas pobres en lípidos para perder peso corporal.
 
El nuevo estudio incluyó 7.447 participantes (hombres y mujeres entre 55 y 80 años) y se llevó a cabo en 11 hospitales de todo el Estado durante el periodo 2003-2010. Los participantes estaban divididos en tres grupos según el tipo de alimentación que seguían: una dieta mediterránea no restringida en calorías y rica en aceite de oliva (1), una dieta mediterránea sin restricción calórica y rica en frutos secos (2), y una dieta baja en todo tipo de grasas (3). Todos los participantes tenían un perfil de alto riesgo cardiovascular o eran diabéticos de tipo 2, y más del 90 % tenían sobrepeso o eran obesos.
 
Después de cinco años, el consumo total de grasas se había reducido en el grupo de la dieta baja en lípidos; mientras que había aumentado ligeramente en los dos grupos que seguían una dieta mediterránea. Según los resultados, en general todos los participantes perdieron peso: en concreto, los que más redujeron su peso corporal seguían la dieta mediterránea no restringida en calorías y rica en aceite de oliva. En cuanto al perímetro abdominal, aumentó más en el grupo que seguía una dieta baja en grasas, en comparación con los grupos con dieta mediterránea.
 
En un comentario a este artículo científico, el profesor Dariush Mozaffarian, de la Universidad de Tufts (Boston), subraya que “se deben revisar las pautas dietéticas para eliminar los límites arbitrarios y obsoletos sobre el consumo total de grasas en la dieta. También se han de eliminar los prejuicios y advertencias contra opciones más saludables y ricas en grasas, por ejemplo, frutos secos, aceites vegetales ricos en componentes fenólicos, yogur o, incluso, queso. Debemos dejar de lado el mito de que los alimentos pobres en grasas y calorías conducen a un aumento menor de peso. Esta ilusión se traduce en políticas paradójicas que se centran en el cómputo total de las calorías y no en la calidad de los alimentos”.
 
Asimismo, este experto señala que “el contenido en grasas de los alimentos no es un indicador útil para estimar los efectos positivos o negativos que tienen sobre la salud a largo plazo. La evidencia científica moderna es compatible con la opción de comer más calorías procedentes de la fruta, los frutos secos, los vegetales, el grano, el pescado, los yogures, los aceites vegetales, etc., y menos calorías de productos procesados ricos en almidón, azúcar, sal o grasas trans”.

Nota



Nuevo comentario:

Sendasenior.com no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.






Lo más visto

rollover css e imágenes

Escuchar último programa