Mayores activos - SALUD, NUTRICIÓN, ECONOMÍA Y OCIO
Sendasenior.com Sendasenior.com

Síguenos en:
Mayores activos - SALUD, OCIO, DEPENDENCIA y UNIVERSIDADES



Miércoles, 30 de Marzo 2016


Consejos para adaptarse al cambio de hora



El cambio de hora puede producir algunos efectos en las personas, como problemas para dormir, somnolencia o fatiga. Para afrontar los síntomas de este cambio de hora, que suele durar entre dos y tres días o persistir hasta entre siete y diez días, es necesario mantener una buena higiene del sueño. “Aunque el reloj interno es ajustable por medio de cambios de luz, el establecimiento de un nuevo patrón no es inmediato, siendo necesarios varios días para adaptarnos al cambio de hora”, explica el doctor Francisco Valenzuela, especialista en Trastornos del Sueño del Servicio de Neurología del Hospital Nuestra Señora del Rosario en Madrid.
 
Para reducir al mínimo los síntomas y pasar rápidamente este proceso, el doctor Valenzuela ofrece los siguientes consejos:
  • Terapia lumínica: exponerse a la luz durante las horas del día y tratar de evitar la iluminación brillante cuando haya oscuridad en la calle, lo que puede ayudar a adelantar o a retrasar el ciclo del sueño.
  • Disminuir o eliminar el uso de cafeína o alcohol.
  • Evitar la práctica de ejercicio extenuante durante las horas previas al inicio del sueño, con el fin de evitar una descarga adrenérgica.
  • No tomar inductores del sueño para hacer de manera natural la adaptación al cambio de hora.
  • No echar siestas aunque sean de corta duración.
  • Realizar técnicas de relajación antes de irse a la cama.
 
El problema del cambio de hora surge porque se produce un desajuste temporal entre el ciclo de vigilia y el ciclo de sueño generado por el reloj circadiano del cuerpo y el patrón determinado por el ciclo luz-oscuridad del entorno, según señala el doctor Valenzuela.
 
El hecho de adelantar una hora el reloj es más sintomático que cuando se atrasa, porque con el horario de verano se produce un mayor desfase, aproximadamente unos 50 minutos, frente a los 30 minutos del cambio de hora en invierno.
 
Los síntomas que se pueden producir son:
  • Dificultad para conciliar el sueño.
  • Somnolencia excesiva diurna.
  • Fatiga.
  • Disminución diurna de la alerta con quejas somáticas, como malestar general y gastrointestinal o micción frecuente.
  • Dificultad de concentración.
  • Disminución de la atención.
  • Irritabilidad.
  • Ansiedad que puede desencadenar en una alteración en la funcionalidad diurna.

Nota



Nuevo comentario:

Sendasenior.com no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.







rollover css e imágenes

Escuchar último programa