Mayores activos - SALUD, NUTRICIÓN, ECONOMÍA Y OCIO
Sendasenior.com Sendasenior.com

Síguenos en:
Mayores activos - SALUD, OCIO, DEPENDENCIA y UNIVERSIDADES



Sábado, 11 de Febrero 2017


Confirmado el papel de la quinasa S6K1 en la obesidad y el envejecimiento



Los investigadores del Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge (IDIBELL) y de la Universidad de Barcelona (UB), George Thomas, jefe del grupo de investigación en metabolismo y el cáncer, y Sara Kozma publican esta semana en la revista "Nature" un artículo sobre el rol de la quinasa S6K1 en el cambio de función de la glutamil-prolil-tRNA sintetasa (EPRS) de inhibidora de la traducción a transportadora de ácidos grasos.

El estudio se llevó a cabo en colaboración con investigadores de la Cleveland Clinic y la Universidad de Illinois, y podría conducir potencialmente al desarrollo de biomarcadores y terapias dirigidas contra la obesidad y el envejecimiento.

Estudios anteriores de los doctores Thomas y Kozma ya habían demostrado que la quinasa S6K1 desempeña un papel crítico en la expansión de los tejidos grasos mediante la regulación transcripcional de la diferenciación de las células madre mesenquimales (MSC) en adipocitos (células de grasa).

Mientras tanto, cuenta el doctor Thomas, "Paul Fox se puso en contacto con nosotros proponiendo una posible conexión entre la quinasa S6K1 y la enzima glutamil-prolil-tRNA sintetasa (EPRS). Juntos descubrimos que la fosforilación de S6K1 es necesaria para liberar EPRS de su papel habitual en la síntesis de proteínas y formar el complejo  inhibidor de la traducción de interferón ɣ (GAIT), que bloquea la traducción de genes regulados por el interferón".

"Paralelamente, observamos que EPRS media la localización de la proteína de transporte de ácidos grasos 1 (FATP1) a la membrana, estimulando la captación de ácidos grasos de cadena larga", añade la doctora Kozma.

Esto confirmó el doble papel de la quinasa S6K1 en su contribución a la adiposidad y el envejecimiento. De hecho, los ratones con EPRS sin fosforilar presentan las mismas características físicas (fenotipo) que los ratones deficientes en S6K1: peso corporal bajo, masa de tejido adiposo reducida y aumento de la esperanza de vida. Estos resultados refuerzan el concepto de que la quinasa S6K1 puede servir como biomarcador de la obesidad o como diana de fármacos contra la obesidad".

La doctora Kozma colabora actualmente con el grupo de investigación CIBERobn en Girona para obtener muestras de tejido graso humano para validar estos resultados en seres humanos y desarrollar nuevos biomarcadores de expansión del tejido adiposo.

Nota



Nuevo comentario:

Sendasenior.com no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.







rollover css e imágenes

Escuchar último programa