Mayores activos - SALUD, NUTRICIÓN, ECONOMÍA Y OCIO
Sendasenior.com Sendasenior.com

Síguenos en:
Mayores activos - SALUD, OCIO, DEPENDENCIA y UNIVERSIDADES



Miércoles, 20 de Abril 2016


Cómo reducir de forma sencilla la grasa en las comidas


Para la mayoría resulta complicado llevar una alimentación equilibrada en el día a día


Fuente: www.pixabay.com
Fuente: www.pixabay.com
A todos nos preocupa tener una buena salud, por lo que la comida sana es un tema recurrente, aunque en ocasiones resulta complicado por nuestros hábitos diarios cocinar sin grasa o evitar caer en la tentación de comer alimentos fritos o cargados de grasa.

A veces, asociamos la comida saludable con falta de sabor o con recetas complicadas de llevar a cabo, pero es un gran error, ya que es posible obtener el mejor sabor de verduras, carnes o pescados al horno, por ejemplo. También la plancha cocina los alimentos sin apenas grasa y con un sabor muy agradable, además de admitir aderezos como especias o zumo de limón para aromatizar nuestra comida.

En páginas web como La Tienda en Casa, se pueden adquirir muchos accesorios y herramientas de cocina que nos harán la tarea de cocinar mucho más sencilla y variada, y así reducir el nivel de grasa que consumimos diariamente, algo especialmente importante en personas que tienen algún trastorno de salud como hipertensión o problemas cardíacos.

Al comprar carne, es una buena idea elegirla lo más magra que sea posible y retirar en casa, antes de prepararla, las vetas de grasa que pueda incluir. En general, los nutricionistas suelen coincidir en recomendar siempre el pescado, pollo o pavo antes que la carne de cerdo, por poseer menor cantidad de grasa y ofrecer infinitas posibilidades en cuanto a preparación.

De forma casi imperceptible, nuestro cuerpo se irá beneficiando de esos pequeños cambios que incluyen pasarse a los lácteos desnatados, cambiar las salsas envasadas por aliños y salsas caseras que, además de permitirnos controlar la cantidad de grasa que llevan, nos ahorrarán también una importante cantidad de conservantes y exceso de azúcares.

Si no tenemos costumbre de comer verdura, una buena opción para acercarse a ella es tomándola aderezada y asada a la plancha o en el horno, para suavizar el sabor e ir habituándonos poco a poco.

Es tan sólo cuestión de utilizar el sentido común y no obsesionarnos siendo demasiado estrictos, se pueden comer de vez en cuando embutidos o productos fritos, de lo que se trata es de no incluirlos a diario en nuestra alimentación.

Por ​Antonio García 

Nota



Nuevo comentario:

Sendasenior.com no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.







rollover css e imágenes

Escuchar último programa